Stack en una misión para salvar a Union City

Por Rafael Román Martel

Por 17 años Brian Stack ha demostrado que su misión en la vida es ayudar a los demás. Entre todo el caos político que se vive hoy en Union City algo está claro: nadie puede borrar el record ni el compromiso de Stack con el pueblo de la ciudad en que nació y ha vivido toda su vida.

Hoy la ciudad se encuentra en su peor momento, mucho peor que cuando en 1998, lanzamos nuestra campaña con Brian para rescatar a la ciudad de los astronómicos problemas que enfrenta hoy. Un déficit de 4.6 millones alcanza 16 millones. Los impuestos de propiedad han subido un 36% hasta el momento y alcanzarán un increíble 50% en unos meses. Hasta el punto que una organización lidereada por comerciantes y residentes están haciendo un llamado a la población para que no pague los impuestos de propiedad.

Es una situación trágica que exige una solución radical.

En el típico modelo político del condado de Hudson se lanzan duros ataques contra Brian Stack, se le acusa de antihispano, a su señora Katia se le llama anti-cubana. La lluvia de ataques políticos intentan distorcionar la realidad. En medio del caos político, Stack no pierde momento para continuar su labor. El joven se halla enfrascado en una batalla que para él y para todos los que hemos crecido y amamos a Union City es de vital importancia: salvar a la ciudad y restablecer la responsabilidad fiscal y la confianza de los votantes en un gobierno responsable y eficaz. Es por esto que miles de personas están firmando las peticiones de recall a través de la ciudad. Es porque el pueblo entiende las intenciones de Brian, reflejadas en su trabajo comunitario de 17 años, que se han brindado 2,000 voluntarios para su próxima campaña. Brian merece una oportunidad de liderear a Union City por el bien común.

Los que hemos estado cerca del ma-trimonio Stack hemos podido apreciar que jamás han discriminado a nadie, jamás he escuchado una frase exclusionista ni una manifestación de odio racial o de ninguna índole contra nadie.

La denominada “carta racial” es un arma política usada en campañas con el fin de dividir a la población por razones ajenas a los verdaderos asuntos de importancia que se deben debatir. Los verdaderos asuntos que plagan a Union City son los impuestos, el abuso político traducido en un déficit caótico, la falta de dirección y las condicones de vida de los residentes de la ciudad. Esto es lo que se debate en nuestra ciudad hoy. Esto es lo que afecta a los residentes, y la respuesta que está teniendo la campaña de “Union City First” da testimonio que los ciudadanos entienden lo que es importante y lo que es política.

El recall no es la vía más deseable para un político lanzar unas elecciones, ni la que sus aliados más cercanos desean para su candidato. Pero cuando las opciones se han gastado, cuando la situación es tan insostenible que solamente por medio de un recall se puede rescatar a una ciudad de la destrucción total por medio del déficit y una subida de impuestos de un 50%, sin ver una salidad a la crísis inmediata, el recall pasa a ser de un arma política a una necesidad.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 122 other followers

%d bloggers like this: