Poemas y Revista Popol Vuh

DIALOGOS

Las pequeñas figuras
norteamericanas
están en un parentésis,
dentro del contexto
de los números.
Y van de mitin en mitin dejando pedazos;
alarde de sus mundos.
Escriben símbolos,
se peinan con el protagonista de otra
estrella de cine.
Las pequeñas figuras:
todo ansiedad y caen las hojas,
y cada vez más amenazante
cobra su deuda octubre.
Tendran que hablar
de la localización
de los dineros.
Tendrán que sembrar planes
en una seguridad de vida
por menos por ciento.
[Los grandes almacenes esperan
a los debutantes
y a los familiares de la abundancia.]
Tendrán que quejarse de las inconveniencias,
de esos emigrantes con siete cabezas
que huelen a miseria.
Tendrán que contribuir
a los empresarios,
donde el dinero
es el único que salva a los niños.
Tendrán que anejar los sentimientos
en casas de ancianos
para visitar
y ser visitados.
Olvidarán las imágenes
en sus televisores muertos.
Las pequeñas figuras resbalan en el tiempo:
es necesario renovar esas poderosas tarjetas.

Union City 9 25 1990

REVISTA LITERARIA POPOL VUH PUEDE SER PELIGROSA

En las últimas semanas se han registrado una serie de sucesos raros que se supone, sean el efecto de una respuesta por parte de nuestra revista a las malas intencionadas personas que le han querido hacer daño. Es por esto que publicamos los siguientes datos con la intención de advertir a nuestros lectores del Gran Poder de nuestras páginas y como siempre les recordamos que el Popol Vuh está considerado un documento de poderosos efectos bajo el hechizo de la magia Maya. He aqui un recuento de los accidentes ocurridos a causa de algunas acciones dirigidas hacia nuestra revista:

David Monseitari miró con furia al POPOL VUH exclamando: ¡Esa revista no sirve! ante los atonitos rostros de algunas personas que compraban pan.
Al dia siguiente David sufrió un ataque al corazón y multiples neumonías.

Doña Crisolda Mercado rompió en tres partes el número anterior del Popol Vuh. Dos horas más tarde fue atropeyada por un tren que le separó la cadera izquierda del cuerpo y le cercenó el brazo derecho en tres pedazos. .

Juan Villalongo alterado por el contenido del POPOL, pisoteó la revista y la escupió repetidas veces lanzándole maldiciones. Esa noche desapareció de su apartamento en Union City y hasta ahora no se sabe su paradero.

Jorge Muscolol, un aprendíz a zapatero utilizó la revista para sonarse la nariz.
Horas mas tarde fue trasladado al hospital más cercano donde falleció después de innarrables agonías.

Hilda de La Asunsión se atacó de la risa al repasar la magna revista. Dos días después perdía toda su dentadura en una pelea con su esposo, “El Cojo”, quien le acertó a dar un puñetazo en la mandíbula que la mantuvo en estado de coma por siete años.

¿Lo ven ustedes amigos? El Popol Vuh puede ser su próxima desgracia. Pero nosotros tenemos la solución y las estadísticas están de nuestra parte. Una señora que recogió con amor una copia del Popol Vuh se sacó la lotería en cuestión de horas. Un pobre anciano que leyó algunos poemas y los alabó ahora es un feliz propietario de una gigantesca empresa. Un delicuente común que tenía un record de 45,563 arrestos por diferentes causas que leyó la revista completa ahora se le conoce como el Padre Toribio. Y asi les podríamos narrar miles, sino millones de historias que les harían llorar de ternura y alegría; todo gracias al POPOL VUH: una revista de corte humano. Asi que ya lo saben, el Popol puede ser lo mejor que usted se haya encontrado en su vida o su más sentida pérdida. POPOL VUH, más que una revista: todo un sistema de vida por el desarrollo de la paz.

TESTIMONIO

Es indispensable que sepas
que hemos muerto juntos.
Que la soledad, el desvelo,
la ansiedad del aire
y las casas vacías,
emanaban del cansancio y la lentitud
de saber
que nos ignoraba el deseo de la existencia.
Es necesario que estés conciente
de todas esas muertes que fui guardando,
todo ese sabor oscuro, seco,
que me arrastro más allá del miedo.
Seguirás respirando tus muertos
como las ciudades,
inmensa,
conmigo en alguna de esas miradas
que están siempre calándome los huesos.

10 7 1990 North Bergen NJ

ALGO ASI COMO LA CIENCIA

Bajaban las lámparas, los altavoces,
los féretros,
la tarde en que rechace
el gesto mejor intencionado
y entré
lentamente
a ser parte de tus cosas.
Creímos que las palabras quedaban en el cuerpo
como una huella de todo lo que no cae.
Creímos dar vueltas en las luces,
ensayar la forma más sublime del escape.
Bajaban también la ganas de querer,
el eco, el traspié de la indiferencia,
los “amigos”, los viajantes,
esos que socavan la intimidad de las voces.
Creímos ser la ventana de todo movimiento.
En la mitad de otro gesto nos golpeó
[casi en el borde]
un estruendo hacía el vacio.

10 6 1990 North Bergen NJ


One Response to “Poemas y Revista Popol Vuh”

  1. Me agradaría enviarles algunas de mis obras pulicadas que stán en formato pdf. Pueden visitar mi http://www.pablocassi.cl y allí encontrarán mayor información a cerca del suscrito.

    atentamente

    pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 129 other followers