The Luis Jiménez Show in New York Mornings: Highly Recommended

•August 2, 2013 • Leave a Comment

The Luis Jimenez Show in New York: Highly Recommended

•August 2, 2013 • Leave a Comment

Hialeah shooting victims’ families grapple with senseless loss: 7 dead. Reminder tragedia “El Yoyito”.

•July 28, 2013 • Leave a Comment


Six neighbors did routine, mundane things Friday evening in Hialeah. A father parked his car after his son’s boxing practice. A family hung out inside their apartment. A husband and wife, both building managers, knocked on a tenant’s door.

At some point, the tenant pulled out a 9mm pistol.

By the end of the night, the six neighbors were dead. So was the gunman, Pedro Alberto Vargas, 42, killed by a SWAT team that stormed the apartment where for hours he kept two more neighbors hostage.

These are the victims’ stories:

SAMIRA AND ITALO PISCIOTTI

The first to die were Italo and Samira Pisciotti, the husband and wife who managed the building at 1485 W. 46th St., where Vargas and his mother, Esperanza Patterson, were tenants of apartment 408.

After an apparent dispute, Vargas fired about 15 to 20 shots, killing 79-year-old Italo and 69-year-old Samira.

Their daughter Shamira, who lives in another unit in the building, said her parents were babysitting their 9-year-old granddaughter when the shooting began.

“I saw my mother’s dead body,” Shamira Pisciotti said. “She died the moment she was shot, but it looks like my dad was still alive after he was shot.”

Their granddaughter remained in the Pisciottis’ apartment, “waiting for them to come back,” said Carlos Almandoz, Shamira Pisciotti’s boyfriend and the girl’s father.

“They were terrific grandparents,” he added. “They had an excellent relationship with my children. They took care of them while we worked.”

The couple had come to the United States from Colombia. They had managed the building for 20 years and were a month away from celebrating their 30th wedding anniversary, Almandoz said. They had never mentioned anything about problems with any building tenants.

Pedro Perez, a tenant in the building, described Italo Pisciotti as being, at times, confrontational when dealing with his tenants.

There were loud words exchanged in the halls sometimes, he said.

By contrast, first-floor tenant Gerardo Peraza said the Pisciottis were very cordial and easy to talk to.

CARLOS GAVILANES

From his fourth-floor balcony, Vargas continued shooting. A bullet hit 33-year-old Carlos Gavilanes, who was walking into his apartment complex across the street with his son, whom he had just picked up from boxing practice.

“Run! Run! Run!” Gavilanes shouted to 9-year-old Carlos, according to the boy’s mother and Gavilanes’ longtime girlfriend, Jennifer Kharrazian. A bullet had already shattered the front door of the building at 1480 W 46th St., she said.

Once he realized he had been shot, Gavilanes stumbled, trying to feel his way along the wall, his son told Kharrazian. Then he fell to the ground.

“My son was screaming his name, and he collapsed, and my son was over his body,” Kharrazian said, tears falling.

She raced downstairs from their apartment, she said, yelling for paramedics. Two neighbors tried to resuscitate Gavilanes, giving him CPR. When the paramedics arrived, they tried to revive him, Kharrazian said.

“He died,” she said. “He just happened to be at the wrong place at the wrong time.”

With Vargas still on the loose, police didn’t let Kharrazian out of the building to meet her mother-in-law, who had raced to Hialeah after receiving an anguished call from Kharrazian after the shooting. Kharrazian holed up for hours, until nearly 2 a.m., in a windowless bathroom in her apartment with the couple’s son and 2-year-old daughter, Victoria.

Carlos Gavilanes, 33, was killed as he entered his Hialeah apartment complex with his 9-year-old son. Gavilanes family.

Gavilanes, who hailed from an Ecuadorean family, grew up in New York. He moved to Miami 11 years ago, Kharrazian said, after meeting her through mutual friends on South Beach and falling in love. Interested in fashion, Gavilanes sold shoes at Nordstrom, learning the retail side of the business after beginning as a wholesaler, Kharrazian said.

The couple hadn’t gotten married, but in an interview with the Miami Herald, she referred to him as her husband. So did Gavilanes’ mother, Cynthia Ontiveros of Pembroke Pines.

Gavilanes planned to start his own shoe business with his father in August, the women said. The young family intended to leave Hialeah soon.

“They were going to move — God willing, here, to Pembroke Pines,” Ontiveros said in Spanish.

Then, she added: “Such a senseless death.”

PRISCILLA PEREZ, MERLY NIEBLES AND PATRICIO SIMONO

Seventeen-year-old Priscilla Perez sought cover in a bathtub when Vargas’ shooting spree began.

But that was not enough to save her.

Vargas made his way to apartment 304, where Priscilla lived with her mother, Merly Niebles, 51.

He shot the two women dead, along with a man, 64-year-old Patricio Simono, believed to be Niebles’ boyfriend.

Priscilla worked part-time at Lyn’s Furniture in Opa-locka, where co-workers grew concerned Saturday morning when she didn’t report to the store, missing their usual breakfast together.

“We checked on her and found out about this horrible, horrible tragedy,” said Catalina Vasquez, whose husband worked with Priscilla.

Vasquez described Priscilla as close to her mother, whom the girl tried to help financially.

“She was a lovely, sweet young girl, a very hard worker and very responsible,” Vasquez said. “She babysat for my kids, and I trusted her with them.”

Ivette Torre, another employee, referred to Priscilla as her “surrogate daughter,” and added: “We’re very affected by her death.”

Alberto Martinez, who said he was a cousin of the family, went to the crime scene carrying photos of Priscilla and Niebles. “I … found out in the morning when the detectives called,” he said in Spanish.

A few men who knew Simono chatted at a liquor store in the shopping center behind the apartment complex Saturday afternoon, remembering him as a friendly man who frequented the store.

“It’s a shame,” said Marino Nazco, 70, owner of Papi Liquor and Food Store.

Priscilla’s paternal grandparents, Julian and Gladys Perez of North Miami Beach, learned of their granddaughter’s death from a Miami Herald reporter who telephoned them Saturday afternoon.

“Oh my God,” a stricken Gladys Perez cried out in Spanish, in disbelief that Vargas had also killed Niebles and Simono.

Julian Perez said their son, also named Julian, long ago split from Niebles. The younger Julian Perez is a doctor in the Perezes’ native Dominican Republic, his father said.

The older Julian Perez said Niebles was originally from Colombia.

“She was good people. She was very wholesome,” he said.

The grandparents had lost touch with their former daughter-in-law, he added, but their granddaughter telephoned them on occasion.

“She was a good girl,” her grandfather said. “Very calm.”

Miami Herald staff writers Joey Flechas, Glenda Ortega, Charles Rabin and Luisa Yanez, and El Nuevo Herald staff writer María Pérez contributed to this report.

Masacre en Miami: La muerte sorprende a seis vecinos durante un día rutinario en Hialeah

•July 27, 2013 • Leave a Comment


Seis vecinos hacían cosas cotidianas, rutinarias, el jueves por la noche en Hialeah. Un padre estacionaba su auto después de la práctica de boxeo de su hijo. Una familia estaba reunida en su apartamento. Un esposo y su mujer, ambos administradores del edificio, tocaron a la puerta de un inquilino.

En algún momento, el inquilino sacó una pistola de 9mm.

Al final de la noche, los seis vecinos estaban muertos. También el hombre armado, identificado por la policía de Hialeah como Pedro Alberto Vargas, de 42 años, muerto por un equipo policial SWAT que entró en el apartamento donde él mantuvo por horas como rehenes a otros dos vecinos.

Estas son las historias de las víctimas.

SAMIRA E ITALO PISCIOTTI

Los primeros en morir fueron Italo y Samira Pisciotti, el matrimonio que administraban el edificio en la 1485 West y 46 Street en Hialeah, donde Vargas y su madre, Esperanza Patterson, eran inquilinos del apartamento 408.

Después de una aparente disputa, Vargas hizo entre 15 y 20 disparos, matando a Italo, de 78 años; y a Samira, de 68.

Su hija Shamira, que vivía en otro apartamento del edificio, dijo que sus padres estaban cuidando a su nieta de 9 años cuando comenzó el tiroteo.

“Vi el cadáver de mi madre”, dijo Shamira Pisciotti. “Ella murió en el momento en que le dispararon, pero parece que mi padre aún estaba vivo después que le dispararon”.

La nieta se quedó en el apartamento de los Pisciotti, “esperando a que regresaran”, dijo Carlos Almandoz, novio de Shamira Pisciotti y padre de la niña.

“Eran unos abuelos magníficos”, agregó. “Tenían una relación excelente con mis hijos. Los cuidaban mientras trabajábamos”.

La pareja había venido a Estados Unidos desde Colombia. Ellos habían administrado el edificio durante 20 años y estaban a un mes de celebrar su aniversario de bodas número 30, dijo Almandoz. Nunca habían mencionado problemas con alguno de los inquilinos del edificio.

Pedro Pérez, un inquilino del edificio, describió a Italo Pisciotti como una persona que a veces tenía una actitud beligerante cuando trataba con sus inquilinos.

A veces se intercambiaban palabras en voz alta en el pasillo, agregó.

En cambio, el inquilino del primer piso Gerardo Peraza dijo que los Pisciotti eran muy cordiales y era fácil conversar con ellos.

CARLOS GAVILANES

Desde su balcón del cuarto piso, Vargas aparentemente siguió disparando. Una bala alcanzó a Carlos Gavilanes, de 33 años, quien caminaba hacia su complejo de apartamentos al otro lado de la calle junto con su hijo, a quien acababa de recoger de una práctica de boxeo.

“¡Corre! ¡Corre! ¡Corre!” le gritó Gavilanes a su hijo Carlos, de 9 años, según la madre del niño y novia de Gavilanes, Jennifer Kharrazian. Una bala ya había dado en la puerta principal del edificio en 1480 West y 46 Street, dijo Kharrazian.

Una vez que se dio cuenta que lo habían baleado, Gavilanes, comenzó a dar tropezones, tratando de caminar por el pasillo, dijo su hijo a Kharrazian. Entonces Gavilanes cayó al piso.

“Mi hijo gritaba su nombre, y se cayó, y mi hijo estaba sobre su cadáver”, dijo Kharrrazian, con la cara llena de lágrimas.

Kharrazian bajó las escaleras corriendo desde su apartamento, dijo ella, gritando que llamaran a los paramédicos. Dos vecinos trataron de revivir a Gavilanes, dándole resucitación cardiopulmonar. Cuando finalmente llegaron los paramédicos, ellos trataron de revivir a Gavilanes, dijo Kharrazian.

“Murió”, dijo Kharrazian. “Simplemente estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado”.

Con Vargas todavía suelto, la policía no dejó que Kharrazian saliera del edificio para encontrarse con su suegra, quien se había dirigido rápidamente hacia Hialeah después de recibir una angustiosa llamada de Kharrazian después del tiroteo. Kharrazian estuvo por horas, casi hasta las 2 a.m., en un baño sin ventanas en su apartamento con el hijo de la pareja y una niña de 2 años, Victoria.

Gavilanes, quien provenía de una familia ecuatoriana, creció en Nueva York. Se mudó a Miami hace 11 años, dijo Kharrazian, después de conocerla a través de amigos mutuos en South Beach y enamorarse. Interesado en la moda, Gavilanes vendía zapatos en Nordstrom, y estaba aprendiendo la venta al por menor después de comenzar como un mayorista, dijo Kharrazian.

La pareja no se había casado, pero en una entrevista con The Miami Herald, ella se refirió a él como su esposo. Igual lo hizo la madre de Gavilanes, Cynthia Ontiveros, de Pembroke Pines.

Gavilanes planeaba comenzar en agosto su propio negocio de zapatos con su padre, dijo Kharrazian. La joven familia tenía planificado mudarse pronto de Hialeah.

“Ellos se iban a mudar, Dios mediante, a Pembroke Pines”, dijo Ontiveros.

Entonces agregó: “Una muerte tan sin sentido”.

PRISCILLA PÉREZ, MERLY NIEBLES Y PATRICIO SIMONO

Priscilla Pérez, de 17 años, buscó cobertura en una bañera cuando Vargas comenzó a disparar. Pero eso no fue suficiente para salvarse.

Vargas llegó al apartamento 304 donde Priscilla vivía con su madre, Merly Niebles, de 51 años. Vargas mató a balazos a las dos mujeres, junto con un hombre de 64 años, Patricio Simono, que se cree era el novio de Niebles.

Priscilla trabajaba a medio tiempo en Lyn’s Furniture, en Opa-locka, donde sus compañeros de trabajo se preocuparon el sábado por la mañana cuando ella no se presentó en la tienda, perdiéndose el desayuno usual que hacían juntos.

“La contactamos y nos enteramos de esta horrible tragedia”, dijo Catalina Vásquez, cuyo esposo trabajaba con Priscilla.

Vásquez describió a Priscilla como una joven muy cercana a su madre, a quien la muchacha trataba de ayudar financieramente.

“Era una joven agradable y dulce, una buena trabajadora y muy responsable”, dijo Vásquez. “Ella cuidaba a mis niños y yo se los confiaba”.

Ivete Torre, otra empleada, se refirió a Priscilla como su “hija sustituta”. “Estamos muy afectados con su muerte”, agregó.

Alberto Martínez, quien dijo que era un primo de la familia, llegó al lugar del crimen con fotos de Priscilla y Niebles. “Me enteré en la mañana, cuando llamaron los detectives”, agregó Martínez.

Unos hombres que conocían a Simono hablaban el sábado por la tarde en la licorería del centro comercial que está detrás del complejo de apartamentos, recordándolo como un hombre amistoso que frecuentaba la tienda.

“Es una vergüenza”, dijo Marino Nazco, de 70 años, dueño de la tienda Papi Liquor and Food Store.

Los abuelos paternos de Priscilla, Julián y Gladys Pérez, de North Miami Beach, se enteraron de la muerte de su nieta por un reportero de The Miami Herald que los llamó por teléfono el sábado por la tarde.

“Oh, Dios mío”, gritó Gladys Pérez, sin poder creer que Vargas también había matado a Niebles y Simono.

Julián Pérez dijo que su hijo, también de nombre Julián, se había separado hacía tiempo de Niebles. El hijo trabaja como médico en República Dominicana, el país de origen de los Pérez, dijo su padre.

Julián Pérez, padre, dijo que Niebles era de Colombia.

“Ella era una buena persona. Era muy honesta”, agregó Pérez.

Los abuelos habían perdido contacto con su ex nuera, añadió Pérez, pero su nieta los telefoneaba ocasionalmente.

“Era una buena muchacha”, dijo su abuelo. “Muy tranquila”.

Los periodistas Joey Flechas, Glenda Ortega, Charles Rabin y Luisa Yanez, de The Miami Herald, y María Pérez, de El Nuevo Herald, contribuyeron a este reportaje.

fuente: El; Nuevo Herald

Masacre conmociona a la ciudad de Hialeah

•July 27, 2013 • Leave a Comment

Arrodillados, los esposos rogaban por sus vidas en la madrugada del sábado al hombre armado que les apuntaba a la cabeza y que después de haber matado a otras seis personas en un populoso edificio de Hialeah, irrumpió en el apartamento del matrimonio para atrincherarse allí.

El sujeto, Pedro Alberto Vargas de 43 años, fue filmado junto con la indefensa pareja por una diminuta cámara de un robot del escuadrón de la policía, poco antes de que los equipos tácticos ingresaran al recinto y mataran al violento individuo.

La pareja fue rescatada en la operación que puso fin a un angustiante cautiverio de cuatro horas.

Pero para ese momento ya Vargas había dejado una estela de muerte a lo largo del complejo de apartamentos ubicado en la 1485 de la 46 calle del oeste en Hialeah. Sus víctimas: el matrimonio de Italo y Samira Pisciotti, de 79 y 69 años, respectivamente; Carlos Javier Gavilanes, de 33; Patricio Simono, de 65; Merly S. Niebles, de 51, y su hija Priscilla, de 17 años.

“Parecía una película que ahora deja de luto a nuestra comunidad”, dijo el alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, con la voz entrecortada. “Nunca habíamos pasado por una situación tan extrema”.

La tragedia comenzó a las 6:30 p.m. del viernes en el Apartamento No. 408, donde Vargas vivía con su madre, Esperanza Patterson, de 83 años. A esa hora, de acuerdo con las autoridades, Vargas aparentemente prendió fuego a los cerca de $10,000 en efectivo que había sacado de su cuenta de ahorros, e intentó encender todo el apartamento con algún tipo de combustible, dijo Carl Zogby, vocero del Departamento de Policía de Hialeah.

No está claro si su madre estaba en el apartamento cuando intentó incendiarlo. Pero Italo y Samira Pisciotti, quienes administraban el edificio desde hacía 20 años, salieron corriendo hacia la residencia, ubicada en el cuarto piso, para ver que era lo que pasaba.

“Veían humo saliendo del apartamento”, dijo Zogby.

Vecinos indicaron que los Pisciotti trataron de ingresar al apartamento y Vargas se molestó con ellos porque la pareja insistía en llamar a la policía.

Mariano Arias, una vecina de 46 años que vive en uno de las unidades del segundo piso, dijo que escuchó a la madre del pistolero gritarle a los Pisciottis: “¡Saquen a mi hijo del apartamento!”.

Finalmente, Vargas abrió la puerta y disparó varias veces contra la pareja, que se encontraba a pocos píes de distancia, con una pistola de 9 mm, dijo Zogby.

Samira murió instantáneamente, pero no su esposo, quien se desangró en el pasillo.

Shamira Pisciotti, hija de la pareja, salió al pasillo al escuchar entre 15 y 20 tiros.

“Yo vi a mi mamá muerta”, dijo Shamira. “Ella murió al momento de recibir el disparo pero me parecía que mi papá aun estaba vivo”.

Una vecina de Vargas, que no quiso dar su nombre, dijo que se asomó por el balcón después de escuchar los disparos, pensando que estos provenían de la calle. Fue allí que escuchó los gritos de Esperanza, la madre del agresor.

La vecina salió al pasillo y vio la madre de Vargas encima de los cuerpos de los Pisciotti.

Lea más en El Nuevo Herald.

A message from the best mayor Union City ever had: Brian P. Stack

•July 27, 2013 • Leave a Comment

A ride through Union City, NJ on July 26, 2013

•July 26, 2013 • Leave a Comment
 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 104 other followers