BLACKFISH – Killer Whales at SeaWorld Documentary Maker Gabriela Cowperthwaite

•October 25, 2013 • Leave a Comment

“Estoy preso por una perreta de Raúl Castro”

•October 25, 2013 • Leave a Comment

Viernes, Octubre 25, 2013 | Por Juan Carlos Linares Balmaseda


LA HABANA, Cuba, octubre, http://www.cubanet.org -Sin nada nuevo, la fiscal en la vista oral se aferró al menor de los supuestos delitos, “Violación de Domicilio y Lesiones”, estando probado, por la propia “testigo”, que mentían. La farsa del juicio fue un ajuste de cuentas a Santiesteban por su oposición al totalitarismo, y así se lo hizo saber el oficial de la policía política, nombrado Camilo, un mes antes de que se diera a conocer la sentencia del Tribunal de la Sala 1ra. de la Seguridad del Estado, en su sede especial en Carmen y Juan Delgado: Cinco años de cárcel.

¿Cómo describes tu transición, de famoso de la Cultura a disidente?

-Siempre he manifestado el anhelo de contar con una esquinita del periódico menos importante, en la última página, y ahí comunicar mis criterios, errados o no, como cualquier mortal. En un viaje a la República Dominicana, el último que pude dar al exterior, el escritor y hermano Camilo Venegas me enseñó algo que llamaba blog, para mí desconocido, y aquello me impactó. Regresé a Cuba con el fuego dentro, una llama que crecía por volcar mi mirada sobre lo que me rodeaba y preocupaba a mis contemporáneos. Intentar ser voz. Desde ese momento, comenzaron a crearme un expediente de disidente, y a continuación de delincuente.

-Me aplicaron las acusaciones más extremas, como atropellar a un menor en la vía pública con mi automóvil y darme a la fuga, intento de asesinato, robo con fuerza, abusador de mujeres, incluyendo la violación, y otras estupideces que darían risa si se tratasen de una comedia de ficción y no de la vida real de un hombre, y por las que ahora estoy en cautiverio.

¿A quién utilizaron en tu contra?

-A una ex mujer con la que llevaba más de dos años y medio separado. Estaba resentida por múltiples situaciones de las que no me mofo. Esto no lo he dicho nunca porque me avergüenza. Y no lo expuse en el juicio porque inmiscuía a menores. Hoy son adolescentes. Mi ex supo de una hija mía, 32 días menor que nuestro hijo. A eso agréguele que nunca acepté casarme con ella. Después comencé una relación con una actriz talentosa, popular y bella, que le multiplicó el rencor.

-Mi ex le hablaba horrores a nuestro hijo de mi nueva pareja, aún sin haber existido un simple diálogo entre ellas, y todavía la odia. Coincidió también que en ese tiempo mi ex mantenía una relación con el Mayor Pablo, jefe de los jefes de Sectores del municipio Playa, y por ahí le entraron. No sé quién manipuló a quién, o si ambas partes lo hicieron, pues poseían rencores hacia mí, es decir, mi ex y la Seguridad del Estado.

-Si sé que emplearon al instructor, Capitán Amauri, quien falsificó y ocultó pruebas en la preparación de mi expediente. Lo acusé ante sus superiores, a través de una carta, calificándolo de analfabeto y mentiroso. Fue expulsado de la PNR (policía) por cohecho, y aunque trabajó mi expediente, decidieron no presentarlo en mi juicio. Quizá un día diga la verdad de lo que ocurrió. Confío en que el tiempo sacará la verdad a flote, ya sea justificándose con que cumplían órdenes.

¿Cuán profundo sientes el daño que te han hecho?

-Mi trayecto hacia opositor me ha ido alejando del medio literario, y por supuesto, ahuyentando a los colegas que consideraba “amigos”, quedando solo unos pocos: los suficientes. Me gusta pensar que cada uno de esos pocos amigos de verdad, para mí valen más que todo el grupo de cobardes que se dispersaron. Toda esa marginalidad cultural que han fabricado en torno mío me da un orgullo inmenso.

-He pasado por celdas de castigo, y si pensar diferente lleva este castigo, creo que estoy en el lugar que me corresponde. Por lo menos ahora me siento lejos de toda simulación. Realmente mi delito fue escribirle una carta abierta a Raúl Castro, conminándolo a que liberara a Antonio Rodiles, y unos días antes, la manifestación que realizamos frente a la unidad policial en la avenida Acosta. Esos hechos fueron los detonantes para encarcelarme. Estoy preso por una perreta de Raúl Castro, de eso no tengo duda. Le llamo perreta a tomar una decisión que les hace más daño que bien, al persistir en satisfacer su ira. Hay que estar enfermo de poder para ejecutar las violaciones que históricamente han arremetido lo hermanos Castro contra aquellos que les han hecho oposición.

¿Qué recuerdas del juicio?

-Una perito caligráfico, Teniente Coronel, me puso a copiar, nada menos que fragmentos de un artículo económico del periódico Granma. Según ellos, por la altura de mi letra y la inclinación, soy culpable. Parece un chiste, pero es real. Mi abogado alegó que la prueba caligráfica no es una prueba definitoria. Internacionalmente no se acepta. Es una seudociencia. La perito insistió en que sí es ciencia, que data del siglo XVII, y que sí era definitoria. Mi abogado, joven, citó varios especialistas caligráficos, los que ella no conocía, según alegó en el juicio. Están en internet y la literatura de ellos se encuentra en La Habana, la cual desconocía también. Era evidente que había ido allí sin preparación, únicamente a cumplir una orden de la Seguridad del Estado. Denegaron a mis cinco testigos, y no admitieron los argumentos de manipulación. Me impusieron una sanción de cinco años que no era por el delito que me imputaban.

¿Cuánto provecho le extraes a la prisión, como escritor?

-Ha sido una experiencia grandiosa. Intento sacarle el mejor y mayor provecho. Rodeado de asesinos, traficantes de drogas, ladrones…Tengo las mejores relaciones con ellos. Aprovecho para escribir, y terminar algunos proyectos literarios. Terminé la novela El verano en que Dios dormía. La envié al concurso Frank Kafka de Novela de Gaveta en la República Checa, y recibí la noticia de que había obtenido el galardón. ¡Tremenda alegría!

-El libro relata la agonía de un grupo de balseros que escapan sobre una balsa, las peripecias en el mar, recogidos por el barco que los lleva a la Base Naval de Guantánamo; la vida en campamento, las indisciplinas, las correcciones, los problemas internos que surgieron, hasta que deciden regresar a territorio de Cuba atravesando el campo minado que hay en la zona. Tiene mucho de testimonial.

¿Estar en un asentamiento carcelario de menor rigor y darte un pase, que recibiste hace poco, será una manera de ceder del gobierno?

-Todo lo contrario. Creo que me alejaron de los conflictos carcelarios que yo denunciaba constantemente en las cárceles anteriores por las que ha pasado. Me enrolaba en las situaciones de los reos y los defendía. Por mi sanción, pertenezco al régimen carcelario de “mínima”, es decir, de menor peligro, por lo que me corresponde, por reglamentación, estar en campamento y no en prisión de máximo rigor. Enviarme a la prisión 1580 fue una violación de sus propias leyes.

-En el campamento se sale de pase cada sesenta días. En siete meses aquí, debí haber salido mucho más veces, pero la Seguridad del Estado no quiso. Aquí, donde me encuentro, los reclusos salen cada 27 días, pero como yo no trabajo ni colaboro con la reeducación, no me permiten salir mensualmente.

-Por otro lado, siempre he tenido cargos en la masonería, el último era a nivel nacional, y tenía que dedicarle mucho tiempo; además, al proyecto de pensamiento libre de Estado de Sats…A ese espacio le di todo el tiempo necesario porque me parece un propósito loable y tangible para el cambio político que Cuba necesita. Entonces, una vez preso, me dije: ¡A trabajar!

La Mitad de mi Vida

•October 20, 2013 • 2 Comments

Los muertos viajan con nosotros”
Gabriel Marcel

Como un cristal rompiendo en añicos el hielo
Y transa sus líneas consumidas por el golpe
Siento mis días en cada latido del acero.
Lejos están los triunfos y las derrotas,
Lejos van quedando sonrisas y anhelos.
Me sabe a final la mitad de mi vida,
He cumpido con amigos y enemigos,
Con hijos y las labores
De ser Hombre, entre un mundo
Donde las virtudes han dejado de ser lo que una vez fueron.
Al Cristo he visto con mis ojos:
¿Qué más puede pedir el poeta?
Treinta años después quedan lejos
Triunfos y derrotas.
Su Imagen en mi resplandece
Aún después de pasar por la herida de las rosas,
De la maldad invertebrada,
De la envidia y tantas otras cosas.
He dejado el amor como testigo
Que algo verdadero existe en el hombre
Y por éste he vencido
La violencia que agita hasta el cansancio mis días.
¿Qué más puede un hombre ofrecer
Al mundo sino su Amor en Cristo?
Y hasta Eso resucitan en sus entrañas los demonios,
Refrescando sus odios maldecidos por el fuego.
El mundo no es mundo sin el balance
De la tentación de ser libre a través de la violencia.
Muchos son los Buenos que son víctimas
Más son los que relinchan aún con sus cuerpos
Rodando por el suelo.
He visto la muerte en sus entrañas,
La muerte con llamas en los ojos.
He visto el llanto de robles
Doblarse en palacios de ignorancia.
He visto y visto y examinado tantas sombras
Hasta que el cielo mismo me ha borrado las pestañas.
A la mitad de mi vida,
Un eufemismo final a los ilusos,
No me ha hecho separar los malos de los nobles.
Cada uno se ha hundido en una agua turbia,
Inescapable,
Irreparable,
Como una bala bien intencionada.
“La mitad de tu vida está aquí”, dicen
Los amigos.
“¿Dónde entonces quedaron tus hazañas?”
Me pregunto
En un silencio de fuego y de rabia.
Porque la vida más ha servido
Para dejar trozos de mi historia,
Esparcidos, pateados,
Sangrando tres cuartos de mi existencia
Internado en mis derrotas y victorias.
De mucho estoy agradecido
En esta encrucijada donde ahora descansa el desafuero
De los que han querido arrebatarme mis batallas
Porque no ha habido más que mirar a alguna gente
Para ser el blanco de sus miedos.
He sido amado, reitero
Y odiado por seguir el curso de mi fuerza.
Las dagas me han poblado de sangre,
Jamás de miedo.
La mitad de mi vida me requiere
Continuar la lucha y las sombras,
Sangrando voy por el camino
Abrazando sin temor a la penumbra
De una vida obsequiada por el cielo.
La mitad de mi vida es otro suelo
Donde voy recogiendo las migajas
De una juventud raspando el vuelo
Que ha sido más que un juego de palabras.
Voy con Cristo, Voy,
Limpio de maldades ni de lonjas.
Voy a Tus Brazos Voy
Allí donde no alcanza la palabra.
Si bien te he requerido
Presente has estado en mis andanzas,
Has sido Tú, El Camino, La Voz de La Verdad
Y mi esperanza.
Ahora con cincuenta y cinco años cumplidos
Añoro con Ternura mi llegada.
No hay mitad de vida ni mitad de nada
Sólo existes Tú
Con tu silueta de Luz Resplandeciente.
Al fin de la mitad de mi vida
Todo lo que he logrado
Todas mis victoria y derrotas
Por Ti han Sido Dadas.

Rafael Román Martel 10 20 2013

Felipe II y la Grandeza de España

•October 19, 2013 • Leave a Comment



Recorrido por El Palacio Real de Oriente

•October 19, 2013 • Leave a Comment

The Day I left Frances in Harvard

•October 16, 2013 • Leave a Comment


And trees were on the green side
Of Summer’s exit
And all was itemized like a religion
She came up through
And away time was caged in a beat
Arranged at the cost of TV anger
In a hat and a hop and seven bullets
And fifty rented diamonds
It was the day before the before and after
I gazed at the shades of truth
A long baggage ripped my vision
Perhaps the illusion of America
Made me pay for fatherhood
I called within
but I stood in the open fields
Understanding shaped her eyes
“Be strong” they said
And love was strange to foreign eyes and staged its drama
For all I loved the word “future” was my instant assassin
This was the time of icons dressed and undressed
In purple and black and bling
There was no space except for feeling
Back were our fishing trips
The little girl that jumped from her bed to get Santa’s presents
Seventeen years setting time our conditions laid in Cambridge
And I tried to give and I had nothing
And she tried to express that we weren’t; that we are
I offered my watch as a reverence
A sign that time had proven stronger
For all I loved laid in one embrace
Half me
Half the strength of Massachusetts

Rafael Román Martel
9 11 05 UC

I wrote this poem eight years ago. I had just separated from our only daughter Frances for the first time in 16 years. For all that time, and the rest of time she was and will be the light of our lives. I remember my wife and I walking like zombies for months. We had just bought a new house but the fact that Frances had left for college made it look empty. Uncomprehended, like all poets are, I made copies of the poem and gave it to some of my colleages who did not make any comments because people usually do not comment on what they can’t understand. As a poet I do understand that. “Poetry triumphs over intelligence” Wallace Stevens wrote. Frances graduated with honors from Harvard, and in 2013 she graduated from Fordham Law School with a Doctorate in Law just turning 25, along the way she accumulated a long list of triumphs, accomplishments which filled our lives with joy. Yet this poem reminds me of a great day because all great days are not happy and filled with smiles. A great day can also be full of selfish love that results in unequivocal happiness. May God Bless our wonderful daughter Always.

Frances graduating from Harvard University in 2009

Frances earns a Doctorate’s Degree from Fordham University in May 2013 at Radio City Music Hall in New York City.

The Day I Left Frances in Harvard

•October 16, 2013 • Leave a Comment


And trees were on the green side
Of Summer’s exit
And all was itemized like a religion
She came up through
And away time was caged in a beat
Arranged at the cost of TV anger
In a hat and a hop and seven bullets
And fifty rented diamonds
It was the day before the before and after
I gazed at the shades of truth
A long baggage ripped my vision
Perhaps the illusion of America
Made me pay for fatherhood
I called within
but I stood in the open fields
Understanding shaped her eyes
“Be strong” they said
And love was strange to foreign eyes and staged its drama
For all I loved the word “future” was my instant assassin
This was the time of icons dressed and undressed
In purple and black and bling
There was no space except for feeling
Back were our fishing trips
The little girl that jumped from her bed to get Santa’s presents
Seventeen years setting time our conditions laid in Cambridge
And I tried to give and I had nothing
And she tried to express that we weren’t; that we are
I offered my watch as a reverence
A sign that time had proven stronger
For all I loved laid in one embrace
Half me
Half the strength of Massachusetts

Rafael Román Martel
9 11 05 UC

I wrote this poem eight years ago. I had just separated from my only daughter Frances for the first time in 16 years. For all that tome and the rest of time she was and will be the light of my life. I remember my wife and I walking like zombies for months. We had just bought a new house but the fact that Frances had left for college made it look empty. Uncomprehended, like all poets are, I made copies of the poem and gave it to some of my colleages who did not make any comments because people usually do not comment on what they can’t understand. As a poet I do understand that. “Poetry triumphs over intelligence” Wallace Stevens wrote. Frances graduated with honors from Harvard, and in 2013 she graduated from Fordham Law School with a Doctorate in Law just turning 25, along the way she accumulated a long list of triumphs, accomplishments which filled our lives with joy. Yet this poem reminds me of a great day because all great days are not happy and filled with smiles. A great day can also be full of selfish love that results in unequivocal happiness. May God Bless our wonderful daughter Always.

Frances graduating from Harvard University in 2009

Frances earns a Doctorate’s Degree from Fordham University in May 2013 at Radio City Music Hall in New York City.

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 127 other followers