El Tiempo de las Sombras

Rafael Román Martel

Cuando los pueblos quedan bajo las garras de los terroristas la libertad siembra semillas con la sangre de los héroes. Ayer los comunistas cubanos, los fidelistas bolcheviques, verdugos del pueblo cubano, añadieron a su catálogo de asesinatos otro nombre: Orlando Zapata Tamayo, un hombre cuyo oficio era construir y murió construyendo los cimientos de la democracia con su ejemplo.

Y es que por los cientos de miles de cubanos que viajan sumisamente a Cuba a entregar sus dólares y la poca dignidad con que han escapado de la isla cárcel existen hombres como Orlando Zapata, quien se enfrentó a la muerte con decoro antes que ceder a las exigencias y a la tortura de los comunistas cubanos.

Quebró la barrera del miedo, su fé era su carácter. La fé irresoluta en que su voluntad humana era más fuerte que las debilidades de los verdugos castristas, reflejadas en golpear a un hombre indefenso y moribundo hasta causarle la muerte mientras esclavizan a todo un pueblo a base del terror y la paranoia.

Y es que para hombres de esta estirpe ni siquiera la vida es pieza de negociaciones cuando la dignidad humana es el precio. Orlando pagó con su vida su condición de hombre libre, aún en las entrañas de las mazmorras comunistas de Cuba. No es el primero. Esperamos que sea el último. En 1962 Pedro Luis Boitel murió de manera similar. Tampoco claudicó. Tampoco cedió. Pasó a ser otro símbolo de la incansable lucha del cubano por alcanzar su libertad. Antes y mucho después de Boitel miles han caído y la máquina de terror revolucionario no para, no puede ceder, porque su odio es alimentado con la sangre de sus víctimas.

Mientras su familia, amigos y todo cubano digno lamenta la muerte de este hombre insigne, miles de cubanos regresan a la isla a “vacilar” y a mostrar los tesoros alcanzados en el norte. Otros disfrutan las “ventajas del socialismo” bajo la viciosa paranoia que los habita. La mayoría del cubano le volteará el rostro al sacrificio de este cubano, razón esencial por la que se mantiene el comunismo en Cuba. Es mucho más cómodo y seguro callar y pensar en sobrevivir, aunque de un lado y el otro del mar seamos unos prisioneros y otros víctimas-sino del miedo-ya de los caprichos de la familia real cubana, quienes son los culpables directos del asesinato de Orlando Zapata Tamayo.

Porque en Cuba se ha institucionalizado el terror revolucionario con una oligarquía de corte tradicional latinoamericano representada por la familia Castro; los Somozas de Cuba. Está Raúl, y Raulito y sino viene Fidelito o quizá Vilmita. Todos comen en la misma mesa de la gran finca que sus padres usurparon llenando sus bolsillos con la misma voracidad con que aniquilaban a sus adversarios. Mientras los oligarcas mantengan el poder y el pueblo cubano regrese con sus maletas cargadas de confite, los cubanos en la isla quedarán inmóviles en el tiempo; el tiempo de las sombras.

No existe lugar común para los bolcheviques. No existe enemigo pequeño ni excusa ni motivo ni mentira que no sea un arma para defender sus privilegios. No ahorran un ápice de crueldad. Todas sus estaciones destinan en el odio. ¿Cómo iban a permitir estos burgueses que un albañil de profesión se les fuera a revelar en sus propias narices?

Imposible. Tenía que ser borrado de su finca. No existe una organización de derechos humanos ni de ninguna otra clase que los comunistas cubanos respeten. No existe tratado que honren. No hay porque hacerlo: son los dueños de Cuba.

En los cubanos que sentimos la muerte de este hermano como la esclavitud de los que sobreviven en la isla Orlando vivirá siempre como una llama en medio del desierto, para advertirnos que el ser humano prevalece sobre las falsas ideologías, la tortura y la muerte. El sacrificio de Orlando no hará mucho o los que volteen la cara ante el dolor de su familia, pero quedará como ejemplo de lo más valiente del cubano, comprometido con la causa de la libertad, enemigo de la tiranía hasta su último respiro.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 129 other followers

%d bloggers like this: