Bush arriba en las encuestas

George W. Bush
arriba en las encuestas
Gore al ataque
Lieberman motiva
extraños debates

E l candidato a la presidencia por el partido repúblicano George W. Bush mantiene un margen de 14 a 17 puntos de ventaja sobre su adversario el vicepresidente Al Gore, según han revelado consistentemente las encuestas de la agencia noticiosa Reuters y otras agencias internacionales y nacionales.

Después de una exitosa convención en Philadelphia la primera semana de este mes, el candidato a la presidencia y su compañero de boleta Dick Cheney, han comenzado su campaña, viajando en un tren a tra-vés del país.

Por otra parte, Gore se prepara para su discurso de aceptación en la Convención Demócrata, desarrollándose en estos momentos.

Lieberman recibe aceptación

minoría judía tiene candidato
y
el aburrimiento y el elemento

Un gran debate ha despertado su elección para compañero de boleta, el prestigioso senador de Connecticut, Joseph Lieberman.

El hecho de que Lieberman sea judío, ha originado una serie de exrañas discusiones en la televisión norteamericana. ¿Qué tiene de peculiar que un judío sea elegido para la segunda posición más alta de este país? Entendemos que, para los racistas, esto puede provocar cierta preocupación. Pero en el año 2000, siendo los judíos una fuerza económica y social tan influyente en esta sociedad, era sólo cuestión de tiempo para que un judío, merecidamente, aspirara a la vicepresidencia o a la presidencia de Los Estados Unidos.

Lo interesante del debate provocado en los medios de comunicación norteamericanos, es que ha sido iniciado, precisamente, por algunos judíos, que ejercen altas posiciones en los nervios noticiosos del mundo. Otros, como Larry King en CNN, gozan de enorme popularidad global a través de sus programas. Durante los últimos días hemos visto un contingente de rabinos promulgando la influencia judía en este país y las benignas contribuciones que esto ha traído al alma de nuestro “Melting Pot”. Esto, además de innecesario,-desde un punto de vista objetivo- exalta las pasiones de los antisemitas, que son una minoría, e invoca el apoyo de la mayoría de la población, que puede terminar votando por Gore-Lieberman, guiados por un sentimiento de solidaridad con el perseguido pueblo judío.

El votante debe considerar a Joseph Lieberman por sus cualidades y su capacidad. Establecer una consideración por razones étnicas, ya sea a favor o en contra, no revela un juicio honesto en cuanto al cargo que al que el senador de Connecticut as-pira.

Para los votantes es de suma importancia que el sentido común prevalezca ante las asechanzas de las especulaciones.

Lieberman, además de ser un hombre de integridad, fue uno de los más duros críticos del presidente Bill Clinton cuando se descubrieron los detalles de la relación entre éste y Monica Lewinsky. En aquel entonces Lieberman calificó la con-ducta de Clinton de “inmoral.”

El senador de Connecticut, ha ga-nado el respeto hasta de sus adver-sarios y ha recibido aceptación de diferentes corrientes políticas. Lieberman, con su flemática forma, también trae un matiz de aburrimiento al pleito por la presidencia, que se caracterizará por el fango político, más que por el atractivo de sus desganados candidatos. George W., proviene de una dinastía política, donde lo que no existe lo fabrican. Al Gore es el “muñeco de peluche” de Bill Clinton. Los image makers están haciendo lo imposible para darle vida a este hombre que camina y habla como si fuera un pelete de cuerda. Dick Cheney es también hombre de aburrida integridad, no añade nada excitante a la reyerta por la oficina más importante del mundo.

Pero cuidado, estimado lector, no confundamos el aburrimiento con el elemento: los cuatro son lobos, lobos tan feroces que cuando se ponen a bailar, la manada “echa un pie.”

La convención
repúblicana

Históricamente los dos partidos dominantes en este país han ganado de 6 a 8 puntos después de sus respectivas convenciones. Después de la convención repúblicana del 2000, W. Bush ha logrado alcanzar 15 puntos de ventaja. La convención del partido del elefante fue todo un éxito.

Se caracterizó por un sincero esfuerzo por hacer lucir al partido de la derecha como a un partido de inclusión. Se instrumentó una ofensiva para ganar el voto hispano y proyectar el mensaje de que el partido, bajo el liderazgo de W. Bush, trae una ola de tolerancia, después del desastre de los 90, cuando el entonces Speaker of The House, Newt Gingrich, cometió una serie de errores que vigorizaron la tendencia de las minorías hacia el democratismo. A esta nueva tendencia de tono humanista W. Bush ha titulado “republicanismo compasivo.” Como quiera que lo llame, está surgiendo efecto.

La presencia hispana en la convención fue una señal de que el partido fundado por Abraham Lincoln reconoce el impacto de nuestra fuerza electoral en Los Estados Unidos.

El discurso de aceptación de W. Bush, su resume ante la nación norteamericana no fue menos que brillante. Se debe añadir a esto que no se usó un tono agresivo, mucho menos ofensivo ni cínico contra los belicosos demócratas, de cuyas filas se le ocurrió a alguien enviar un ca-mión lleno de serpientes para ser introducidas en la convención, que-por suerte-fue intersectado por la policía, sin que se produjera un escándalo, o un accidente.

Gore al ataque

Por su parte, el devoto vicepresidente se prepara para la contienda, que no es fácil. Lo que pudo haber sido una ayuda para él con la participación de la Primera Dama, Hillary Clinton, en las elecciones por el senado en Nueva York, se ha convertido en un problema. Hillary también está abajo en las encuestas. Curiosamente, la señora Clinton ha sido acusada de expresar sentimientos anti-semitas, algo contradictorio considerando la elección vicepresidencial de Gore.

Sin embargo, el vicepresidente va a explotar una realidad impalpable-por lo menos para los que trabajamos honestamente para pagar escalofriantes precios de gasolina e impuestos-el desarrollo de la economía nacional, cuyo surplus está por los cielos y el déficit por el suelo. Ni Geoge W., ni siquiera su papá pueden negar esto. (Ah, si pasara algo parecido en Hudson County, Clinton pasó por aqui, pero el déficit subió en Union City y los impuestos del condado continúan subiendo sin piedad). En esencia, el As de Oro de Gore es el Boom de la economía durante el período que su amigo ocupó la Casa Blanca.

Cuando se refiere al éxito económico de la administración actual, W. Bush infiere que siempre podemos estar mejor.

Después de Labor Day comienza la invasión de comerciales. En la fiesta nacional de Los Estados Unidos, la política, se gastarán más de medio billón de dólares en las elecciones presidenciales, y nosotros, los pagadores de impuestos, pagaremos el precio de los errores y las decisiones que los grandes intereses descargan sobre nosotros.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 108 other followers

%d bloggers like this: