Betancourt le pasa la cuenta al marido, sin propina!

¡Habla Juan Carlos Lecompte, el marido militante de Ingrid Betancourt!
¡Ingrid le pasa la cuenta y todo el mundo pá la pachanga dejaron a Juan sin tanga!
¡Se te acabo el activismo Juanolete, te sacudieron el troquete!

Luego de seis años de secuestro, Juan Carlos Lecompte esposo de 8 años de Ingrid Betancourt, esperaba un fuerte abrazo.

Ese día en el que Ingrid Betancourt descendió de la aeronave para su primer acercamiento, en un encuentro que había soñado durante los seis años de cautiverio, él y el mundo entero, esperaban ver una muestra más cariñosa entre los esposos.

‘Me siento muy feliz con su rescate, pero debo admitir que yo esperaba otra cosa. Esperaba un fuerte abrazo, nada de besos, porque estábamos en público(…) No hubo un fuerte abrazo’ señala Lecompte.

Con Ingrid Betancourt en Francia sin Juan Carlos pero con su ex esposo y sus hijos, los rumores del resquebrajamiento de su relación se agudizaron.

Sin embargo Lecompte no lamenta no pasar estos días con ella, pues para él basta con haberla visto abrazada a sus dos hijos Melanie y Lorenzo.

‘La determinación de que yo no iba a acompañarla a Francia la tomamos conjuntamente a las cinco de la mañana del jueves’…) , Le respondí que interiormente me había preparado para eso durante todos estos años. Ella ha sufrido mucho; y ahora que está libre no se merece ninguna molestia’ declara.

Y aunque hoy por hoy su relación no tenga un futuro claro, Lecompte planea reconstruir su vida.

Al menos la profesional.

Durante los años del secuestro de Ingrid Betancourt, Lecompte siempre fue muy activo en la búsqueda de la liberación de los rehenes en Colombia a lo que se entregó en cuerpo y alma.

‘Entré a formar parte y a trabajar casi tiempo completo en una empresa que se llamaba familiares de secuestrados, donde uno ejerce una labor muy ingrata y desagradecida… Esa empresa cerró, se quebró y yo me quedé sin empleo. Pero tengo una vida, tengo que trabajar, tengo que producir. Yo cumplí en la espera y ahora voy a seguir mi vida’.

Por ahora es apresurado pensar siquiera en reiniciar su vida sentimental con alguien, sin embargo es fácil vislumbrar desconcierto en sus palabras.

‘Ver a Íngrid feliz me hace feliz. Pero no hay felicidad completa, porque en este momento quisiera estar con ella. Anoche hablamos, Fabrice me llamó y me la pasó. Es un detalle de él. Y ella, como si nada hubiera pasado. Estoy confundido, no sé qué pensar’.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 104 other followers

%d bloggers like this: