Peter Marrero patinando con los ángeles/Peter Marrero skating with Angels

Por Rafael Román Martel

La familia Díaz/Marrero de Union City acaba de sufrir una inconsolable pérdida: su hijo Pete Marrero falleció el pasado 4 de julio, víctima de un accidente causado por una persona irresponsable bajo la influencia del alcohól.

Pete era un joven noble, incapaz de hacerle un daño a nadie. Tenía una calidad inherente a la niñez. Es el producto de una de las familias más respetadas en nuestra comunidad. Su padre, Argelio Marrero, es un hombre de negocios quien goza del respeto de la comunidad hispana. Es ampliamente conocido por su nobleza y generosidad, además de ser uno de los tantos cubanos que cumplieron prisión política en Cuba por sus convicciones democráticas.

Su madre, Isabel Diaz es una mujer ejemplar: profesora, mujer de carácter y también de gran humanidad y fuerte base de valores. La perdida de Pete es el golpe más fuerte de si vida, su dolor es inmensurable pero su Fe y su fuerza espiritual apoyadas por el amor y las oraciones de quienes realmente la aprecian hará que su dolor, si jamás disminuirá, se alivie con la mirada de Cristo.

Su padre adoptivo, Nelson Díaz, es un hombre cordial y generoso. El típico cubano que en vez de quitarte cualquier cosa te da hasta la camisa.

Es una familia honesta que ha trabajado muy duro en este país para salir adelante, para sacar a sus hijos adelante. Gente excepcional, emblemática de la mejor calidad humana.

De Isabel y Nelson Díaz puedo atestiguar: jamás olvidaremos como nos recibieron cuando hace siete años compramos su casa y ellos, a su vez, adquirieron una casa más grande y hermosa; todo debido a su duro trabajo.

El primer día que ocupamos la propiedad se aparecieron con una suculenta comida completa a manera de amistad. No era la comida: era el gesto, sincero, cubano, de gente buena, de gente auténtica.

Se portaron como familia. Se portaron como grandes que son durante el corto tiempo que compartieron su casa con nosotros.

Pero lo que jamás podré borrar de mi mente es el comportamiento de Isabel y Nelson Díaz cuando mi hija se fue a estudiar a la universidad. Andábamos mi esposa y yo como zombies, como Nelson nos llamaba amablemente. En esos momentos que deberían ser de gran alegría por una hija que logró estudiar en una de las mejores universidades la extrañábamos y estábamos casi inconsolables.

En esa época Nelson Díaz se levantaba a las 4 y media de la madrugada para comenzar sus labores en un restaurante que había comprado. Sin embargo, no había un día-no importa lo cansado que llegaba de trabajar ni el calor de agosto- en el cual Nelson no nos visitaba o se sentaba en el patio con nosotros para, a su manera jocosa, alegre y desinteresada nos hiciera compañía, nos hiciera sonreir.

Isabel no se quedaba atrás. Nos daba, a través de su humanidad y su fortaleza, ánimo y cariño.

Esa es clase humana que pertenece esta bella familia. Esta es la estirpe de Pete Marrero.

Estos gestos y otros muchos no se olvidan.

Después supimos que así eran ellos tradicionalmente. Gente buena: lo mejor del cubano, del ser humano.

Pete era siempre respetuoso, muy unido a su madre y a su abuela. Era una buena persona quien había heredado los valores de sus padres y su madre. Era uno de esas personas quien ante las circunstancias como se fue nos preguntamos: ¿Por qué?

Incapaces de comprender ante la sabiduría de Dios no nos resignamos a comprender sus decisiones pero la FE en Cristo y su sacrificio nos asiste a aceptar los golpes difíciles para los cuales sólo Dios tiene explicación, más allá de nosotros: pasajeros breves por la vida.

Ahora que atraviesan tiempos difíciles tendrán muchas personas que se solidarizan con ellos.

Sean estas palabras una manifestación de amor y de FE. Que Dios les conceda la fortaleza necesaria para salvar esta prueba.

Mi familia, en oración, se une a las que los quieren y siempre les estarán agradecidos con la firme convicción de que Peter está hoy en el cielo, como dijo su amigo Chris Irizarry, patinando.

Patinando delante de Dios y los ángeles, esperándonos a los que habríamos ganado un lugar similar al suyo.

Para Isabel, Nelson, Argelio,sus hermanos Danny e Isanel nuestras oraciones y nuestro más sentido pésame.

About these ads

~ by Rafael Martel on July 6, 2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 107 other followers

%d bloggers like this: