Meet New Jersey State Trooper Reinaldo Cruz and memories from Mabel G. Holmes Middle School

•April 17, 2014 • Leave a Comment

Rafael Román Martel

Thank you Kimberly Pérez, May God Bless you Always.
Thank you Mr. Daniel Rizzi for your honesty and valuable input.

As Spring breaks in 2013, the students of Union City High School had the opportunity to learn the ins and outs of more than 100 professions, including lawyers, company executives, mechanics, police officers and this year a very special guest: a New Jersey State Trooper, who also served in the Elizabeth public schools for seven years before switching careers and becoming one of the few Hispanics selected to join, representing with honor and pride our community, the elite force of New Jersey State Troopers: Reinaldo Cruz.

I happen to know about his integrity and his commitment, his sense of friendship, his strong belief in God, family, and country; values that uphold America. You see, I was his mentor in Mabel G. Holmes Middle School in Elizabeth when he began his teaching career at the very beginning of the XXI Century.

I could tell that Mr. Cruz – today NJ State Trooper Cruz – wasn’t your average teacher: he is an outstanding educator and human being.
He is a leader.

He began his teaching career in a difficult scenario, the toughest school in the city of Elizabeth, situated next to the projects of the Elizabethport. The school population was comprised mostly of Hispanic and African-American students. It was a school requiring its professionals to give one hundred percent to create a healthy learning environment and they did. It was also the late 90’s. Hip-Hop culture had permeated our communities. It was a time of radical change in the attitude and language of young people growing up in the poorest sections of American society.

Our kid’s “teachers” were violent rappers whose language promoted all things contrary to what we were trying to instill in them in the classroom. Yet most students showed respect and a special consideration and even love to educators. On the other hand, being young and “confused” – as Kaseem used to say – they were easy target for gangsta rap and its extreme lyrics full of defiance for the establishment.

These were tough kids.

In order to gain their respect, and the respect of your peers at Mabel G. you had to prove yourself, among many other musts, you had to prove that you were there to be part of the community. You were taught by our Vice-Principal, The Great Ms. Pamela Pullen, and our disciplinarian, Mr. Larry Paige, that the number one rule was that you weren’t allowed to give up on your students. Never.

Only then would you earn their support, and yes, their respect.

During those years I met some of the best people I would ever meet. Ms. Pullen, Mr. Paige, Mr. Hector Pardo – from whom I learned much about teaching – Ms. Veronica Tapanesn – who is the current Bilingual/ESL supervisor for the Elizabeth school district, and Mr. Reinaldo Cruz, among others.

I’ll never forget Kaseem Abdul, a proud Muslim who read avidly; with him I had the most intense and interesting exchanges during the time I taught at Mabel G. He wasn’t your average bear, his son Asad Abdul-Khaliq was from 2000 to 2003 the starting quarterback: his for the Minnesota Golden Gophers football team. I haven’t seen Kaseem in 15 years and even though I am a Christian and he a Muslim, I will always consider him a brother. Tough as rocks, he was kind and extremely intelligent. He made an impact in my life. He taught me much about the African-American struggle for equality and justice from his perspective, from his own experience and that of his family members. He would tell me stories about life in the South during the fifties that made me greatly appreciate the Civil Rights Movement and gave me an inside look into the heart of the African-American community.

Once during an African-American Southern style funeral of one of our co-workers I expressed to Ms. Pullen how impressed I was by their spirit. It wasn’t a funeral like I had witnessed for years in the Anglo-Saxon and Hispanic communities: it was a celebration of life. Ms. Pullen turned to me and said “It’s our spirit Mr. Martel. Without our spirit we wouldn’t have made it”. This was more than a decade before this country would elect the first African American as president.

Ms. Pullen’s phrase made me reflect on what someone told me once at Mabel G. Ms. Antoinette Omizegba was one of those African-American women that everyone had to respect. Just her presence would demand it. Dignified and proud but gentle and considerate Ms. Omizegba once detected that for a couple of days I was quiet and somber. “Don’t let anyone take your joy away”, she told me with a firm voice. If Ms. Omizegba ever reads this I want to let her know that every time I see a joyful student looking down and seemly sad I repeat her words of wisdom.

I will always carry with me the admiration I have for those educators, who gave their best to help the underprivileged kids growing up in the tough streets of Elizabeth.

The 90′s were a time of social upheaval. It was a time of change. The attitude, language, and the way young people dressed all changed. There was a latent display of aggression in their personality, in the way they express themselves in music. In the poorest barrios disrespect and violence became a fashionable trend that led to social tragedy. Being a teacher was swimming against the current. We kept on, teaching our subjects with a strong humanistic component, good teachers have intrinsically their own curriculum full of values and respect. In the 90′s it was difficult to compete with the violent lyrics of rap, the supra materialistic example that “role models” imposed on their young fans. Yet education prevailed.

Barack Obama won the presidential campaign in 2008. During his campaign from a Cuban patriot I became a “socialist” in the eyes of many Cuban American bloggers. My blog was the only Cuban blog that supported both of his campaigns: the one where he beat the democratic machine and the big one. I campaigned hard for Barack Obama. The most radical bloggers from Miami, those who constantly remind everyone of democracy, took me off their blog rolls.

It was inevitable that the night Barack Obama won the presidency of the United States I thought about Ms. Pullen and Ms. Darnella Boles; another strong woman who cares about students and has a singularly talented voice. The first time I heard her sing in an African-American History Month event I was astonished. There are many professional singers who wish they’d had her voice. “She started singing at the church”, Pamela Pullen told me. I also thought of Mr. Larry Paige, he was the school disciplinarian – not an easy responsibility – and a giant of a man with a heart much bigger than his imposing stature. One day exercising discretion I kept my distance from a small group of African-Americans who were conversing with Mr. Paige, he called me with his thunderous voice and said: “Come here Mr. Martel, come here. If we are here you are with us”, from that day on I knew those great African-American teachers had accepted me. And yes, the night Obama won I thought of my brother Kaseem. I can only imagine his pride and his joy. God Bless them all.

Ms. Pullen is a teacher’s teacher: the ultimate educator. She is an example of the strong American woman, and the spirit that made African-Americans resist and succeed in this society. A woman who underlined my strong belief that teaching comes from the heart. That despite whatever storm you were going through you stuck to your lesson plan which was your life plan – “It’s all good” she used to repeat no matter how bad the weather was outside or, most importantly, inside. No matter what, your duty was to leave it all once in the classroom. She taught us, through example, that to overcome the adversities in teaching and in life, toughness and endurance were a celebration of the human spirit.

My current World Languages Supervisor at UCHS, Dr. Luisa Mendez reminds me of Ms. Pullen’s concern and kindness towards her co-workers, student body and education in the purest humanist concept for you cannot teach without a heart that is willing to embrace not only your students but education as an ecumenical and humanitarian concept.

NJ State Trooper Rainaldo Cruz speaks to students of Union City High School on Career Day, March 27, 2013


When you walk in a classroom and observe a teacher in his environment you just know in a matter of minutes, by instinct, if you are in front of an educator or a person who has been caught in the wrong profession.

Mr. Cruz had it in him.

He was a natural, a motivator. He was an educator.

It was easy to be his mentor. I was also learning from his innate ability, and his creative ways in the classroom.

Ms. Pullen embraced Mr. Cruz and me, like so many others, and we understood and we were given the opportunity to be creative in our classrooms, and thus formulated a healthy learning atmosphere for our students, who had enough trying to grow up in the rough streets of Elizabeth inner barrios.

Ms. Pullen was the soul of Mabel G.

Mr. Cruz was totally committed to this vocation: teaching. He was always cheerful. He would listen to my advice and follow his admirable teaching instincts. He was always his own man. Behind his affable character one could detect a strong will, a God given intelligence, and overall his humanity and compassion made him the most popular teacher in the school.

Mr. Cruz would always promote understanding and to this day he establishes a clear difference between a teacher and an educator. He knew he could not change personalities but he also knew he could mold attitudes to make our young into great Americans. And his students, now men and women, became successful and honorable citizens.

With the support of that great African-American community of educators Mr. Cruz and I became Teacher of the Year 2003 in the City of Elizabeth at a time when Rafael Fajardo changed forever the culture of bias and discrimination that had permeated for decades not only the Elizabeth School District, but also so many other districts.

In the 90’s there was another Master Teacher from Union City who was breaking ground in Elizabeth High School. Mr. Chris Abbato, who would become Teacher of The Year at Union City High School. He marked his ground as an educator in the largest High School in New Jersey among 5, 400 students. He left a wonderful legacy, and impacted positively in the formation of his students, but his heart was in Union City where he is one of the best teachers this district ever had. His wife Sylvia Abatto is an Assistant Superintendent of Schools in our district. This couple has dedicated their lives not only to educate students in a difficult urban district, traditionally home for emigrants, but they have helped succeed most of our students and teachers with their skills, support and overall with their hearts. These are exceptional educators.

Rafael Fajardo, “The Lion of Elizabeth” will always be an inspiration to me for his toughness, his patriotism, his community service, and his dedication to help his fellow humans. He has dedicated his life to help others, myself being one of many. In 1998 when I was a campaign manager for Brian Stack and lost the election by a very close and questionable margin I also lost my job in Hudson County politics. Rafael Fajardo through our great friend Felipe Gómez called me at a time when I was “indefinitely suspended” from my job for clear political reasons. It was Friday and my political rivals did everything possible to humiliate us, especially Brian Stack, Phil Iacovello, and myself. My phone rang that night and Fajardo said “I am Rafael Fajardo, I’ve been told by Felipe what you are going through. On Monday go up to your boss and tell him ‘Go to hell’, you have a job and a friend in Elizabeth starting Monday. You’ve run a great campaign. Come to Elizabeth where as long as I am President of the Board of Education you’ll always have a friend.”

That’s the kind of person Rafael Fajardo is.

For the next few years I wrote for the Elizabeth Reporter; Mayor Chris Bollwage’s most ardent opposition paper. I was the only Hispanic, along with Rafael, working in the most audacious weekly newspaper in the city. I had the opportunity to write alongside some of the toughest and clever Irishmen I’ve ever met. They taught me much with their indomitable fighting spirit, and their experience in Union County politics. They had taken the Board of Education from Bollwage, a formidable opponent and they were committed not to let Mayor Bollwage recover the EBOE. The Board’s budget at the time was bigger than the city’s. They were good-hearted political kamikazes. They were fierce political enemies. They were all retired but politics rejuvenated their bodies and spirit. That wasn’t the first time I’d work with the Irish. In 1984 I met some WWII veterans of Irish descent at Republican Bank of New York. They were also retired from the NYCPD. As I listened to their war stories I came to appreciate the incredible toughness of the Irish people. These men working for the Elizabeth Reporter had been brought up in the same mold. Fajardo had to earn their respect to lead them into the political opposition in Elizabeth, where, an Irishman, Mayor Thomas Dunn, had controlled politics for twenty eight years, with the skill of uniting most factions while reducing his nemesis to humiliating defeats at the ballots. After running against him, Fajardo had been persuaded to join him. Dunn recognized the Cuban-American determination and won him to his side in his latter years, after Rafael had unsuccessfully ran a mayoral campaign against him. Dunn, a Master politician, knew that once he had the young Cuban’s word he had his trust. So it was that even after his death for Fajardo would keep his son as Superintendent of Schools until he retired, and he never took Dunn’s name from the sports arena. Both promises he kept long after the Irishman died in February, 1998.

Rafael Fajardo had learned much from these courageous men, and he would give them more to fight on with his contagious enthusiasm and leadership.

This political war remains to this day. Fajardo and his supporters haven’t been able to take the mayorship from Chris Bollwage. The mayor hasn’t been able to recuperate the Board of Education.

Every Wednesday I worked at The Elizabeth Reporter I got a few lessons in politics. They had PhD’s in the subject. This made life difficult for Mayor Bollwage, who even though was a brilliant politico, has to be watching even where he parked his car. If he had parked it “illegally” just for a few minutes somehow the picture of his vehicle would be in The Elizabeth Reporter. Rafael Fajardo and his team would make sure everyone in Elizabeth got the newspaper: he delivered house by house, apartment by apartment through out the city.

Rafael Fajardo had called me in a most difficult time. It was September, 1998. He knew about me through my militancy in the 30th of November and he had probably seen the images on TV of my brother’s and my actions at the Jacob Javitz Center on January 25, 1992 and throughout the 90’s, a time when I was dedicated to Cuba’s independence from the Marxist tyranny of the Castro Cartel.

How could I ever forget his gesture? How could I not work hard for The Lion of Elizabeth and be a part of that wonderful team that made him win all the commissioner’s seats at the EBOE in 1999? How could I not be grateful all my life to that Cuban-American who was willing to help me at a time when I had no place in a Union City dominated by the political machine – read meat grinder – alliance? Rafael Fajardo, who helped hundreds and hundreds of Latin Americans in his forty years as a community leader in Elizabeth must be recognized not only as a Cuban patriot, but as a great human being, a great American.

In late 1998, a year before I would have the opportunity to work with Mr. Cruz, I was in a meeting at Brian Stack’s apartment on 14 Street and Palisades Avenue. Phil Iacovello and the current – and very successful – Superintendent of Schools, Stanley Sanger, were there, so was Gerry Caputo. There weren’t many of us in Stack’s camp after we lost the election. Brian was fuming about the bias of the Cuban-Americans weekly pamphlets that consistently attacked him. “I am going to launch my own paper,” I said. They all looked at me as if I were a Martian. “How are you going to do that? Where would you get the money?” asked Stack. Mr. Sanger and Mr. Caputo looked at me with inquisitive amazement. I had the experience and the support of Rafael Fajardo, who wrote the check for our first “Political Reporter”. Silvio Acosta and myself would make that monthly newspaper a whip for Brian Stack’s enemies. We published 30 issues. People started calling “The Political Reporter” the “Stack Reporter”.

My brother Mario Fernández took care of financing most issues of our publication as he had always done with all our literary magazines, until Stack became mayor when the paper would lose its purpose. Needless to say we were tired. Besides all my activities Silvio and I had a local TV program, “Debatiendo con la Comunidad”.

It was a time when I started to direct my energies from my militancy at the 30th of November to local politics. This didn’t mean we had stopped denouncing the human rights violations in Cuba. In 2002 we had direct contact with one independent journalists organization, and most of the Cubans mentioned in this article would give us money to send the independent and persecuted journalists in Cuba. One of the most generous contributors was mayor Brian Stack whose record of supporting the Cuban community in Union City is only matched by William Musto, who gave us the opportunity to live and prosper in this city, so close to the heart of two generations of Cubans.

On the other hand, Fernandez was always in the frontlines of the struggle against Castro. He became an example to me and many other Cubans, who spent many hours advocating a democratic change in the island. Mario Fernández is one of most courageous Cubans I’ve ever met, alongside Angel Alemán “La Cotta,” a pro-democracy activist who had fought in the Escambray Mountains War during the early sixties against Fidel Castro when he was 16 years old.

It was Mario Fernández, Israel Abreu, Tony Pons, Carlos Calvo, Jorge Valls, and many others who shaped my personality since my youth. Through their courage and spiritual and physical strength they influenced my militancy against the evil of Communism. I would bring my experiences with these men, their stories, their irresolute democratic political convictions into the classroom. They also taught me that politics and cause were two different and separate issues.

In education, as in most things in life, you need the help of the few, the true patriots to carry a mission. Fernández, Alemán, and Fajardo are those indispensable men you need by your side if you want your convictions to become a tangible expression of your beliefs. These are men without a price tag; their convictions are not for sale.

At the time, Mr. Cruz was successfully finishing his first year as a teacher. I can assure you that even though he never met, or probably heard about these men, he conducts himself in a similar manner.

And it’s just that to change the order of things, in education as in life, there needs to be leadership, there needs to be a school principal who cares, there needs to be Rafael Fajardo who cares, there needs to be a mayor that cares, not about your color or race but about your human condition, and is able to appreciate our most valuable resources: our youth.

Values must be measured in human, not classist or racist terms.

This is a rule that greatly influences NJ State Trooper Reinaldo Cruz.

Educational change happened in Elizabeth with Rafael Fajardo and is happening in Union City today with Union City Mayor Brian Stack and Mr. John Bennetti, an extraordinary educational leader who is being nationally recognized for his achievements. Union City is one of the leading urban school districts in the United States not only by the teachers who put so much effort in educating our students but by our leaders who have been giving us the tools and the freedom to make them critical thinkers and successful citizens.

At Mabel G., Reinaldo Cruz rapidly connected with his students. When I left, in 2004, he was the most popular teacher in a school that had four principals in five years.

All of them, except one, garnered my respect at some degree or another.

In 2003 students engaged in a game that turned into a small riot. I ended up with two broken ribs. Sometimes games became violent. Violence was part of an unfortunate culture in the projects of the border of the Elizabethport. Under the ineptitude of an incapable school principal and his inability to place security guards in the right place at the right time, I was to become victim of the violence that had been part of the Elizabethport for decades. Needless to say that principal was fired a year later. Because of the general discontent this man generated from students and staff The African-American community launched a campaign against him like no other I’ve seen in an educational setting.

One day the whole block that surrounded Mabel G. and three others around it had neon signs that read: “Mr. F Must Go!”

I arrived to work to see this man climbing a ladder, and some of his small group of hacks taking down, one by one, the thousands of neon signs posted in a perimeter three blocks adjacent to the school.

It was a beautiful Autumn morning.

I had returned with my two broken ribs healed and with the same commitment that had caused my co-workers and students to choose me as Teacher of the Year a few months before. It was September 2004.

Those days I reflected on Hudson County politics and the way Brian Stack had come back from adversity. If you worked with Stack you would learn that everything is possible against malice with sheer determination.

Mr. F would understand that. He got cornered into a “teachable moment” himself. His last words to me were: “You are a tough man Mr. Martel. Maybe sometimes we’ll meet in politics.” I answered but to this day I haven’t a clue about the meaning of his words.

Parents, community leaders, and concerned citizens went to the Elizabeth Board of Education complaining about this add man. The community placed letters in all of the EBOE executives and leader’s cars denouncing the mistreatment and the manipulation of this individual.

I didn’t pay much attention except to fully support the actions taken by the community.

I kept working in Rafael’s campaigns, publishing “The Political Reporter”, helping Brian with all of his letters at the time, and completing my Masters in Urban Education.

My main focus was how I could impact my students in the most positive way.

At Mabel G. Holmes you had to gain the most violent students’ attention to gain their respect.

Mr. Cruz did it with ease.

He, like myself, had grown up in mean streets, where you had to stand on your own to survive. Now we both coincided in our past but projected ourselves, as teachers, in a better future for our students. And we taught English and respect and love for the betterment of this country and the future of our students.

In 2004 I got I got a letter from Union City Mayor Brian Stack: “Ralph, we need you in Union City,” it ended in his handwriting. One cold day in February I got a call from Mr. Caputo, the Human Resources Manager at the Union City District. “We need you here” he said. Mr. Gerald Caputo had been my Shop Teacher in 1974 and he was tough as nails. Most of the Italian-American Teachers at the time taught us “tough love” – a term I heard State Trooper Cruz mention today. My generation had come from another planet: Communist Cuba. We knew about the barbaric ways of the Communist system. The Communists destroyed my childhood. It took many years to recover from living in an oppressive military state. They had sent my father and my mother to forced labor camps. They used the most refined methods to bend my will and reduce my parent’s teachings into smithereens. They separated me from my parents and I had to live with my grandmother for two years, time that they skillfully used to “convert” me into their evil doctrine. Hunger, oppression, insults and weekly fights at school were the order of the day. Eggs, tomatoes, and stones were thrown at our house. Since the first grade I was called a “worm” by some classmates, and Communist teachers, who had found in Fidel Castro’s hateful heart a source of reference to expand their own insecurities, the larceny in their hearts, their inner devils among their compatriots, whose only crime was to dissent from a one party system, a Nazi styled, totalitarian society.

That’s why I was struck by some exiliados once I arrived in this country. Some of them were in negation of their past. Others were in a programmed denial orchestrated by their parents as a defense mechanism: “Don’t say you were hungry in Cuba,” “Don’t say anything about our past,” “Don’t say that you were born in Matanzas, always say you are from Havana,” they used to whisper to their sons and daughters because misery has a way of convincing human beings the best way to forget it is to never remember it but that’s another story.

Imagine if the Jews or the African-Americans would have taken the same route. That’s probably why the great Jewish community’s motto is “Never again” and they have made one of the most important contributions to this country, and Barack Obama, representing all Americans but especially black America is today President of the United States for a second term.

Four hundred and forty thousand Cubans visited Communist Cuba last year, bringing millions of dollars to support their hangman and his mafia. That’s probably why we are still living under the yoke of Communism for 54 years. Something incomprehensible for democratic leaders like Lech Walesa, Leader of the Solidarity Movement, and former President of the Poland who in March 2013 said on a CNN interview that it was unreasonable to him why the Cuban people had not risen from Communism being only 90 miles away from The United States, and they – the Polish people – sacrificed hundreds of lives for freedom having Soviet tanks at their doorstep. It is clear that both countries do not have a similar degree of discipline, and sacrifice. Both countries do not share the same degree of conviction. Poles – as Rumanians and Germans and Russians – chose to fight in their homeland for the future of their children. Cubans not only chose to leave among an overwhelming wave of repression, fifty four years later they support their oppressor by bringing billions of dollars into the bloody hands of the Castro’s feudal system.

The way all of these young Cubans in Union City in the early 70’s embraced Mr. Decongelio, Mr. Perino – who can forget Mr. Perino? – Ms. Colaneri – the sweet and generous Ms. Colaneri – Mr. Suriani, the Great Richard Ardito, Carla D’Acieno – a master teacher who taught me my first words in English in 1973, may God Be with her forever – Mr. Daniel Frezzo – what an exceptional man, a teacher’s teacher – and so many others showed evidence that the victims of Communism – consciously or subconsciously – had found a supporting mechanism in Union City’s legendary Emerson High School among true educators – versus Communist indoctrination – that remains to this day in their native land. I’ll always be grateful to all of those great American teachers, most from Italian descent, who through their own experience taught us to be successful in America.

Our generation would break through thanks to our parents, our teachers, and our strong belief in ourselves and the iron shields of our values, and the opportunities that America offers. So would Veronica Pavanes and Mr. Cruz’s generation. Ms. Tapanes and NJ State Trooper Cruz have succeeded in spite of, instead of being part of a privilege class. They are a clear testimony of the greatest democracy in progress, in constant change to enable anyone who is willing to work hard to reach the American Dream.

That’s part of the reason that when I saw Mr. Cruz speaking with our young people in Union City today I felt an overwhelming sense of pride, of accomplishment. Not only America had offered us, as Hispanics, the opportunity to change our lives but to encourage others to move forward. And here, as you see our picture, and can detect pride in the face of our state trooper you cannot see how much pride it is in my soul for having this young man calling me “mentor”. It is an honor and a privilege to be his friend. We posed in his uniform and my teacher’s suit at my classroom on March 27, 2013 in Union City High School.

May God Protect you and Bless you Always State Trooper Reinaldo Cruz.

Venezuela sin Censura

•April 15, 2014 • Leave a Comment

Maria Corina Machado en el Parlamento Europeo

•April 14, 2014 • Leave a Comment

Salvame-rbd

•April 12, 2014 • Leave a Comment

Venezuela: estado de angustia

•April 12, 2014 • 2 Comments

Rafael Román Martel


Hoy miles de estudiantes marchan en Venezuela para protestar en contra de la dictadura de Nicolás Maduro, el títere de La Habana. Protestan pacíficamente contra perdigones, gas lacrimógeno y balas. Al ser atacados tan salvajemente responden con piedras. Piedras contra balas pero ideales democráticos contra corrupción, asesinato y la más sofisticada maldad.

Hoy en Venezuela, La Gran Venezuela, millones de ciudadanos tendrán que hacer largas colas-a la cubana-para comprar alimentos básicos, que son ya racionados. El sueño de “socialismo” de Hugo Chávez es hoy una pesadilla. Otra dictadura comunista radical. Otra Cuba. Otra China en camino a convertirse en una Corea del Norte.

Los estudiantes están claros: ellos saben que están arriesgando sus vidas no sólo por ellos sino por sus hijos y nietos. Luchan por el alma de su patria.

Luchan contra una agresiva corrupción, arraigada en las venas del chavismo-madurismo, dirigida desde La Habana, cuna de la maldad desde 1959. Luchan por derechos intrínsecamente humanos. Luchan por sus compañeros caídos, por las madres que lloran, por los niños que están siendo adoctrinados por una secta criminal.

Mientras que el pueblo pasa necesidades los comunistas, “defensores del proletario” llevan relojes de $26,000 en sus muñecas-como el viejo comunista José Vicente Rangel y el propio Maduro-comen los más exquisitos manjares, visten trajes de $5,000 y mantienen repletas de lujos a sus jóvenes queridas. Compran teléfonos de oro macizo con sus nombres en diamantes, coleccionan zapatos, abrigos de chinchilla y extravagantes collares y cadenas de oro y platino por miles. La esposa de Maduro hace sus compras casi todos los fines de semana en Milán, a donde llega en un avión de 80 millones de dólares. Se desayuna en los más caros restaurantes, rodeadada por una legión de guardaespaldas.

El Château Lafite Rothschild les fascina, caviar “Almas”, de $60,000 el kilo los hace suspirar de placer. Ellos ahora son “los dueños del llano”, del valle, del río, de la pradera, de las montañas y de la gran Caracas. Venezuela es su hacienda como toda Cuba es la finca de la familia Castro.

A nombre del pueblo reducen a éste a esclavo del credo comunista, que dejó muy bien documentadas a 100 millones de víctimas en el siglo XX.

No existe exceso que los dirigentes maduristas aparten de su vida diaria. Sus hijos viajan por todo el mundo en lujosos aviones privados de hasta 100 millones de dólares, disfrutan de las más exóticos y carísimos hoteles de las capitales del universo, se emergen en el alcohol y las drogas, se bañan en playas del lejano Pacífico con lujosos tragos, servidos en plena playa en carísimas copas del más preciado Baccarat. Estos lujos que se dan los hijos, amigos e invitados de los nuevos boli-burhueses jamás pueden ni siquiera ser imaginados por el venezolano que hace ahora cola para comprar un pollo o un rollo de papel sanitario.

Andan por el Mediterráneo en yates “proletarios”, expropiados por sus padres a gente que se los ganó con el sudor de su trabajo.

Estos son los “defensores del pueblo” mientras que atropellan al ciudadano común, ofreciéndole a sus seguidores pequeñas viviendas mal construídas. Hasta los visiblemente retrasados mentales de la dictadura se sacian en la abundancia del poder. Repiten miles de promesas que jamás se cumplirán. Porque los comunistas jamás cumplen sus promesas.

La mentira es el código que los motiva a disfrutar de la vida. La falsedad, la desidia y la infrahumanidad son sus reglas de conducta.

No hay para los comunistas diferencia entre géneros ni piedad ni pizca de perdón y mucho menos justicia. Esto lo han demostrado ampliamente en su sangrienta historia. Por eso en Venezuela está preso hoy Leopoldo López. Por eso tratan de destrozar a la diputada María Corina Machado y ayer pidieron el arresto de la periodista Nitú Perez-Osuna por manifestar su desacuerdo con la dictadura madurista.

Al mismo tiempo que Leopoldo López y estas valerosas mujeres arriesgan sus vidas por una Venezuela democrática los “mayimbes” comunistas viajan por todo el mundo en aviones privados, y cuando usan vuelos comerciales siempre lo hacen en primera clase, bebiendo los mejores vinos y encariñándose de las más caras prostitutas, discretamente llamadas “escort”. Llenan de dólares los bancos norteamericanos y suizos, así como bancos en Miami, las Bahamas, Islas Vírgenes hasta bancos españoles y franceses con el fin de asegurar sus fortunas y la de sus hijos con los petro-dólares.

Al crimen y al abuso son adictos. Así de los 25,000 venezolanos que han caído por los últimos 15 años cada año, han reducido a Venezuela al país más peligroso de mundo después de Honduras. Han utilizado el secuestro y el robo para justificar inumerables crímenes políticos. Han cambiado la formula Stalinista-Castrista; en vez enjuiciar sus a sus rivales los asesinan en nombre del socialismo.

Miles de jóvenes estudiantes venezolanos han caído antes las balas de sicarios pagados por el “socialismo bolivariano” por motivos políticos disfrazados de robo o asalto. Estos no se investigan. La impunidad es una ley en Venezuela. No se aplican leyes suficientemente fuertes para hacer un alto a esta masacre de víctimas inocentes en las que han sido asesinadas dos reinas de belleza, conocidas actrices y numerosos periodistas.

Han hecho del crimen y la mentira su religión, su código moral, fiel a la tradición comunista. Esta es la realidad del “socialismo del siglo XX”.

Han modificado e interpretado la constitución como un traje a la medida de sus perversos intereses. Han hecho de la televisión y los medios de comunicación un altar a la mentira, con trágicos payasos, bufones de la ignominia, a los que les tiran migajas del hurto en que emplean sus habilidades.

Desde hace unas semanas la periodista Patricia Poleo ha acusado a los colaboracionistas ,singularmente a Julio Borges de traidor. Ese extraño personaje nada en peligrosas corrientes, entre el madurismo y la oposición, entre Satanás y sus propios intereses. Borges está jugando a las cartas con el diablo.

Dentro de las filas de opositores está la contra-inteligencia, dirigida por los comunistas cubanos, expertos en esta materia, que han introducido a más de cien mil operativos en Venezuela con el fin de asegurar las garras del castrismo en un país rico en recursos.

Para Cuba comunista esta es una guerra necesaria porque el gobierno del títere Maduro mantiene la cruel dictadura cubana, cuya economía está en el suelo.

Nadie puede predecir el futuro de Venezuela. Este depende hoy de los que luchan en la calle. Depende de lo que puedan aguantar la violación de su soberanía, de las fuerzas armadas venezolanas, de las armas que puedan llegar a manos de los estudiantes, de la mayor parte del pueblo que resiste un comunismo total.

Lo que queda claro es el valor de los jóvenes estudiantes, de líderes como María Corina Machado y Leopoldo López, así como también en la jugarreta politiquera de Henrique Capriles y la traición de Julio Borges.

Lo que está muy claro para la Gente Más Inteligente del Mundo es que esta olla a presión no tardará mucho en explotar, y sin presión exterior, explotará por su propio peso.

Venezuela: Patricia Poleo ofrece pruebas de que Julio Borges es un traidor

•April 12, 2014 • Leave a Comment


Diosdado Cabello envía un tweet bajo y sucio a Henrique Capriles en medio de la reunión por la paz en la que algunos sectores de la oposición decidieron participar

•April 11, 2014 • Leave a Comment

El endemoniado tuit de Diosdado para el “FASCISTA CAPRILES” en pleno “diálogo de paz”

DolarToday / Apr 11, 2014 @ 11:00 am

Durante el diálogo de paz, convocado por el Gobierno y la oposición venezolana, el presidente de la Asamablea Nacional, Diosdado Cabello, publicó un tuit un tanto “subido de tono” cuando el gobernador del estado Miranda y ex candidato presidencial, Henrique Capriles Radonski, ejercía su derecho de palabra.

“Definitivamente el asesino fascista capriles tiene problemas, no entiende que perdió las elecciones de abril pareciera que le falta algo”, expresó Cabello en su cuenta en Twitter.

¿Será que al presidente de la Asamblea se le olvidó que se trataba de un “diálogo de paz” o será que tiene los mismos sentimientos encontrados de Jorge Rodríguez con respecto a Andrés Velasquez? Sea usted quien nos emita una opinión.

Fuente: El Propio

Qué falta de respeto. Qué vulgaridad tan cobarde y barata, considerando el poder que abusa este señor. Qué tipo. Si los buenos venezolanos creen que van a lograr algo positivo de este “diálogo” están equivocados. Capriles les dijo unas cuentas verdades pero en mi opinión debiera haber mencionado a Leopoldo López, por ser su amigo personal que ha librado tantas luchas con él, y exigido su libertad. Lo mejor que haría Capriles es No sentarse con esta gente más si no hay concesiones de parte de los comunistas. Y no creo que vayan a acceder a liberar los presos políticos, en el caso de Leopoldo, preso de conciencia. Quiera Dios que los venezolanos no lleguen a una confrontación armada pero si continúan asesinado estudiantes alguien tendrá que armarlos a un nivel adecuado de resistencia. Por otra parte, en este mundo libre no podemos entender como se puede pedir una solicitud de “inmediata aprehensión contra la periodista Nitu Pérez Osuna por emitir su opinión en un artículo o por la radio o por donde ella quiera.¿De qué democracia habla la oficialidad? ¿Cómo es que una “democracia” tan “sólida” puede temer de una mujer cuyas armas son sus opiniones sinceras y valientes en contra a lo que ya todo el mundo califica de una dictadura? Desgraciadamente, Venezuela se está pareciendo a la Cuba esclava del comunismo en que viví los primeros años de mi vida. Los estudiantes venezolanos son héroes y de su sacrificio saldrá, en el desenlace más feliz, el nuevo liderazgo que, junto a Leopoldo López, Maria Corina Machado y otros que han mantenido un compromiso vertical con el rescate de la democracia, llevará a Venezuela a la prosperidad y a la paz.

Venezuela: Julio Borges acusado de traidor, delator y colaboracionista con la dictadura comunista venezolana!

•April 2, 2014 • Leave a Comment

Sentido Común #32 – Mario Ivan Carratú Molina – La cuestión militar en Venezuela

•April 2, 2014 • Leave a Comment

Lanzan bombas lacrimógenas contra partidarios de Maria Corina Machado – América TeVé

•April 2, 2014 • Leave a Comment

Patricia Poleo: Colaboracionistas y Traidores

•April 1, 2014 • Leave a Comment


El Padre Nuestro

•March 31, 2014 • Leave a Comment

SOS Venezuela-Reflexión

•March 31, 2014 • Leave a Comment

Movimiento estudiantil Internacional – #SOSVenezuela – ES

•March 31, 2014 • Leave a Comment

Venezuela con la resistencia de los estudiantes se acerca a la Libertad

•March 29, 2014 • 2 Comments

Rafael Román Martel

La violencia desatada contra los estudiantes democráticos por parte de las hordas chavistas ha agotado los espacios de lograr una paz constitucional en Venezuela. Los chavistas han abusado de los derechos humanos interpretando la constitución a sus antojos e ignorando lo que les conviene de ésta. No obstante la MUD le está hacienda el juego a la dictadura mientras los “colectivos” asesinan, golpean salvajemente y hasta violan a las jóvenes estudiantes. Les queman los automóviles, los rosean con gasolina, los violan, los arrastran por el pelo, los golpean salvajemente y los ultrajan según le indican sus maestros cubanos e iraníes.

No obstante, el espíritu de los jóvenes venezolanos no cede. Saben que están en una batalla por el alma de su país. Saben que están luchando por el futuro de sus hijos y nietos. Han cruzado la barrera del miedo y no hay marcha atrás. Si se detienen la sangre correrá por las calles aún más. Los “colectivos” los asesinarán sistemáticamente a mayor grado que lo han hecho por los pasados quince años. Y todo quedará en crímenes de asaltos y robos. Los estudiantes han desenmascarado a la dictadura ante el mundo. Mientras más se sacrifican más exponen a la dictadura del genocida Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, quienes se refugian detrás de sus petro-dólares y bajo las órdenes de los criminales de La Habana.

Si este abuso continúa no habrá otro camino para Los Estados Unidos que asistir al joven pueblo venezolano. No pueden continuar enfrentando balas con piedras. Es injusto que sean masacrados por legiones de criminales con licencia para matar.

Por lo pronto nuestra admiración y respeto por los estudiantes venezolanos que dan sus vidas por la democracia, por la libertad. Los estudiantes han lidereado la lucha por todo el pueblo desde hace años. Los políticos de la MUD y hasta Henrique Capriles han quedado al margen de este movimiento, así como María Corina Machado y Leopoldo López han surgido como íconos de la libertad.

Los Estados Unidos están mirando de cerca y cerca está la necesitada ayuda. Si los estudiantes persisten ésta no tardará. Es necesario que de los estudiantes nazca el liderazgo de una Venezuela democrática, de su sacrificio, de sus muertos nacerá una nueva nación y un líder que llevará a este gran país al sendero de la paz, de la libertad. La justicia a los comunistas debe de ser aplicada sin contemplaciones. Sólo la justicia los hará libres.

Si todo este proyecto, nacido y proyectado por el pueblo oprimido por la escasez, la violación de los derechos humanos y la infrahumana ola del comunismo fracasa lo que espera para Venezuela es la miseria que ha plagado al pueblo cubano por 56 años. “Ya el pueblo no aguanta más” repiten en Radio Caracas los valientes locutores y tienen razón. Ya los venezolanos no aguantan más. Ya no aguantan más. Los comunistas aguantarán hasta el final.

El comunismo es una secta, la religión más anti-cristiana y anti-humana que el mundo ha conocido. Por su “credo” asesinaron a 100 millones de seres humanos en el siglo XX. Los comunistas no tienen marcha atrás. El amor, el perdón y el diálogo son sólo palabras, mentiras que sirven su fin: la esclavitud del universo. Los comunistas son la plaga de la humanidad.

No dejes que te traben en su materialista dialéctica joven estudiante venezolano. Jugar cartas con el diablo es siempre una pérdida total. No dejes las calles que a tanto sacrificio le han ganado a los comunistas. No dejes que la chusma comunista tomen tu futuro de rehén. No permitas que tus hijos y tus nietos nazcan en esclavitud, la esclavitud proletaria de Stalin y de la familia Castro. No cedas ni un milímetro del terreno que has ganado con sangre. La democracia no te dejará solo. La ayuda que tanto necesitas de la cuna de la democracia pronto arribará a tu lucha por la Libertad.

El dolor de una madre

En el 2007 publiqué este artículo, hoy en el 2014 más vigente que nunca: “Tormentas y Sangre”

•March 29, 2014 • Leave a Comment

La nueva trova

Hoy, 23 de octubre del 2007, miles de venezolanos protestaron la ridícula medida “legal” con la cual Hugo Chávez abroga el sentido democrático de la constitución. Este es sólo el principio de la lucha de los venezolanos por lograr la libertad, ya que se encuentran ante un dictador que, día a día, va apretando la tuerca de su poder.

Rafael Román Martel

Teniendo los venezolanos la oportunidad de sacar a Chávez del poder por vías democráticas, hicieron lo contrario, lo confiaron con éste, consolidando la esperanza de la nueva ola socialista: utilizar la democracia para alcazar sus propósitos totalitarios. Esto sólo lo pueden hacer en países subdesarrollados políticamente, donde pueden surgir figuras tan patéticas como la de Chávez y alcanzar el poder. Esto no es ningún insulto para los venezolanos. Algo parecido sucedió en Cuba, donde el analfabetismo político ligado al extremismo del cubano provocó la anterior y actual y futura catástrofe.

Y es que estos errores se pagan caros.

Miles de estudiantes y personas de todas edades salieron hoy a la calle a protestar la medida anti democrática del actual presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que le otorga el derecho de ser re-electo sin límites, amparado ante una constitución “democrática”. Este es el comienzo de una dura y quizá larga lucha del noble pueblo de Venezuela. (Foto: Reuters)

La nueva táctica de la internacional socialista está surgiendo efecto en Suramerica. Alcanzan el poder figuras abrazadas por las masas y disfrazadas ante una imagen vendible: el militar populista e idealista que-con gestos y vocabulario de pueblo-viene a rescatar a Venezuela. El indio que merita una oportunidad de rescatar a Bolivia de la oligarquía de la misma forma que la internacional socialista lo proyectó como salvador de la selva. El político rápido, que da la impresión de ser más listo que los otros dos y que cambiará el destino de Ecuador-¿Cúantas veces hemos oído esta canción?-pero que es más débil y manejable que el mulato con apariencia de imbécil y que el indio tonto. El hombre de paz que pide (“compra”) aviones F16 para proteger a Brasil ¿De quién? y que se mantiene entre Dios y el diablo con una sonrisa con balas en los dientes. Todos tienen un denominador común: Fidel. Este viejo es el del plan original. Ellos son los ejecutores, los que llevarán a cabo la sagrada misión de destruir al monstruo.

A propósito, el monstruo no es bobo.

Cuando todo está en su punto y listo para servir llega un argentino-con una perenne y sincera máscara de cínico- que entrega a su mujer, con sus quinientos pares de zapatos, a la nueva consagración política. Esta “muchacha” es la figura del progresismo, la nueva Evita que viene, ¿a qué más?, sino a salvar a los argentinos de ellos mismos. Una tarea imposible.

El maestro suplente ahora es Chávez que el pasado viernes 19 de octubre del 2007 dio toda una clase en cómo agarrar al poder por el cuello mediante la democracia venezolana: el artículo 230 de la constitución bolivariana (?) le otorga el poder de ser reelegido indefinidamente como presidente de Venezuela. Los legisladores norteamericanos se están riendo todavía, pero este chiste de mal gusto aqui es una pesadilla allí. Y la pesadilla la cargará el futuro de los venezolanos sobre sus espaldas por muchos años. Ellos lo eligieron, asi como el ingenuo pueblo de Cuba aclamó a Castro en el 59, y ahora tienen que pagar las consecuencias. Tendrán a Chávez hasta que se lo quiten de arriba a tiros o tendrán que lidiar con otra Cuba en medio de América Latina: una Cuba con petróleo, un loco con mucho dinero.

El dolor de cabeza que causará Chávez no ha comenzado. Repercutirá en este país, que tendrá que recibir otra resaca de emigrantes por millares, aquí donde las leyes de inmigración están apretando el nudo por razones obvias. Pero el mayor problema lo causará a sus hermanos latinoamericanos. Algunos de los nuevos miembros de La Nueva Trova tienen una idea de lo que viene. Otros no. La solidaridad socialista se derrumba pronto cuando usted para un dedo y hace una pregunta. Chávez se está preparando para ser el moderador oficial del socialismo en el debate latinoamericano, que será reducido a un mitin de partido.

El pasado viernes Chávez aseguró su poder en su país. Los nobles y admirables venezolanos que se han tirado a las calles tendrán que hacer mucho más para quitarse a esta plaga de arriba. Siendo víctima del comunismo fidelista me solidarizo con este pueblo que se niega a ser esclavo y les deseo la mejor de las suertes: una verdadera democracia. Sin embargo, el horizonte sólo pronostica tormentas y sangre.

Octubre 23 del 2007, foto de Reuters.

Venezuela: aquí están “los colectivos de la paz” de Maduro para añadir su contribución al “diálogo” de la MUD y los comunistas

•March 28, 2014 • Leave a Comment


Estos que incendian automóviles, casas y torturan a jóvenes estudiantes son lo que Nicolás Maduro llama “los colectivos de la paz”. Este salvajismo arrastrará a los venezolanos a una guerra civil que terminará con una masacre de uno y otro lado. Y todavía la MUD se sienta como una oveja a dialogar. Qué vergüenza! Lo que advertí hace años se está cumpliendo: http://rafaelmartel.com/tormentas-y-sangre/

Senator Marco Rubio on Cuba and Venezuela

•March 27, 2014 • Leave a Comment

La bandera cubana

•March 26, 2014 • Leave a Comment

Por César Vidal

En ocasiones, en España suceden episodios que obligan a llorar por la ausencia de un Valle Inclán que retrate adecuadamente su carácter innegablemente esperpéntico. Uno de esos casos se dio el pasado fin de semana cuando algunos de los manifestantes que destruían mobiliario urbano y atacaban a las fuerzas del orden con innegable ensañamiento se pusieron a enarbolar la bandera de Cuba.

Originalmente, el pabellón cubano no pasó de ser un sueño de independentistas y un diseño de masones. El mismo José Martí fue iniciado en la masonería, en la Logia Armonía 52 de Madrid, una ciudad en la que vivió desde febrero de 1871 a mayo de 1873. Fueron los también masones Narciso López y Teurbe Tolón los que diseñaron la nueva bandera. Para el color rojo, López sugirió el triángulo equilátero como símbolo del poder que asiste al Gran Arquitecto y de “libertad, igualdad y fraternidad”. La estrella de cinco puntas era una referencia a las virtudes del maestro masón (fuerza, belleza, sabiduría, virtud y caridad) e igualmente se representaron los tres números simbólicos: el tres de las franjas azules, el cinco de la totalidad de las franjas y el siete, resultado de sumar a las franjas el triángulo y la estrella. No se trataba sólo de independizarse de España sino también de asumir unos ideales que, supuestamente, encarnaban las logias. Obsérvese la estelada de los independentistas catalanes y se percibirá el parecido porque la Esquerra, históricamente, siempre ha sido un partido masónico. Las gentes de la Esquerra no han copiado la bandera de la isla caribeña como algunos afirman. Simplemente, el punto de arranque es el mismo.

Con el paso del tiempo, el simbolismo de la bandera cubana cambió. La inmensa mayoría de los cubanos ignora su conexión con la masonería y, lógicamente, la ama de manera entrañable. Igualmente, ignorantes de su simbología, durante años, muchos españoles contemplaron la bandera cubana como señal de que habían llegado a una parte del globo donde satisfacer el hambre que traían de su terruño y que la explotación de España por sus castas privilegiadas había convertido en imposible de remediar. Así fue hasta finales de los cincuenta, cuando la revolución castrista acabó con la llegada de inmigrantes de la Madre patria por la sencilla razón de que ni los propios cubanos lograban llenar mínimamente la andorga. Algunos como el ahora papa Francisco han escrito que la culpa de ese hambre la tiene el denominado “bloqueo americano”. La realidad es que el único responsable es el sistema socialista, pero Bergoglio lleva años en lo que lleva y por eso lo eligieron gracias, entre otras razones, a un discurso de recomendación de alguien tan favorable a la dictadura castrista como es el arzobispo de la Habana. Pero no nos desviemos.

Si es comprensible la bandera cubana como pabellón de los que están asentados frente al ministerio de exteriores español siquiera para recordarle a Rajoy que el gobierno del PP ha abandonado a la oposición a Castro, resulta trágicamente ridículo el que se haya utilizado la bandera cubana como estandarte para la manifestación del fin de semana. O quizá, bien mirado, no lo fuera tanto. En una ocasión en que se hablaba de columnas de Asturies, Catalunya y Galiza – hace falta ser cateto… – resulta tan obvio que la ideología aplasta de forma inmisericorde la verdad que todo cobra coherencia. ¿Qué mejor muestra puede haber de esperpento que pedir pan y bienestar ondeando la bandera de la nación donde una dictadura implacable arranca la libertad y mata de miseria a sus habitantes? ¿Qué mejor medición de donde se está en relación con la libertad que saber si se apoya – como Willi Toledo que afirma que desea imponer en España lo que ya se lleva viviendo cincuenta años en Cuba – o se repudia a la dictadura de Castro? ¿Qué mejor seña de la ideología que inspiraba a buena parte de los que hablaban de solidaridad que mover al viento la que ahora es tristemente bandera o de exiliados de una dictadura o de sometidos a ella? Quizá sólo la de unos progres que viven de nuestros impuestos, que acaparan todas las subvenciones que pueden en una España que ya no llega a producir para mantener el aparato del estado y que alaban la siempre asquerosa dictadura castrista.

El arte taurino: El Juli

•March 26, 2014 • Leave a Comment

12 Meses 12 Fiestas en España

•March 26, 2014 • Leave a Comment

Mini-Documental De Venezuela: SOS

•March 23, 2014 • Leave a Comment

Bayly – Censuran a María Corina Machado en la OEA

•March 23, 2014 • Leave a Comment

Una joven madre dice la verdades en el metro de Caracas

•March 23, 2014 • Leave a Comment

20 minutos por La Habana después de 55 años de “progreso revolucionario”

•March 23, 2014 • Leave a Comment

España llora la muerte de Adolfo Suárez, el presidente de la transición

•March 23, 2014 • Leave a Comment


Venezuela: Sentido Común #28 – ¿Hay esperanzas? Claro que las hay!

•March 23, 2014 • Leave a Comment

Venezuela: Así se desbordo la Francisco de Miranda #22M contra la dictadura de Nicolás Maduro

•March 23, 2014 • Leave a Comment

La batalla por el alma de Venezuela

•March 16, 2014 • Leave a Comment

Rafael Román Martel

Nicolás Maduro: “si los gringos invaden, los colectivos se los tragarían vivos”

Venezuela está envenenada. Por quince años el veneno del comunismo ha penetrado la sociedad venezolana casi hasta los tuétanos. Casi. El antibiótico que viene a ser el pueblo venezolano ha podido sobrevivir y ahora está luchando para que el cuerpo venezolano no sucumba totalmente. La infección persiste y resiste y el virus comunista está haciendo todo lo posible para rechazar la medicina, confiado en prevalecer.

Se debate la democracia venezolana entre la vida y la muerte; es una batalla por el alma de la nación, que acarrea toda suerte de miseria que cosecha el comunismo. Por un lado la mayor parte de la población comienza a despertar y miles de chavistas rechazan la imposición cubana y muestran su desconfianza a las desastrosas políticas del “presidente obrero”.

La violencia, producto natural del comunismo comienza a cobrar víctimas. Los venezolanos cada día están más lejos de un diálogo y desgraciadamente la historia nos han mostrado lo que sucede cuando los pueblos dejan de hablar. Si la situación se recrudece una guerra civil o una masacre de la población por parte de la dictadura es inminente.

El pueblo está causando un serio impacto en la infección que se ha esparcido por la sociedad venezolana con una capacidad letal que muchos piensan que sólo un milagro sacará al país de un final que, exceptuando a los comunistas, nadie desea.

La infección deriva de una extensa lista de experimentos en Latinoamérica y Europa que cobraron fuerza en nuestro continente con el triunfo de la mal llamada revolución cubana en 1959. Los líderes de esta “gesta heroíca”, los hermanos Castro, los sacerdotes de la guerra proletaria, son los que han hecho de una promesa tropical la pesadilla caribeña, ya seniles y más agudos en la implementación del veneno encontraron en Venezuela “El Dorado”. En el pueblo venezolano hallaron la ingenuidad y la vulnerabilidad necesarias y, como si esto fuera poco, después de usar la carismática figura de Hugo Chávez para exprimirle la leche a la vaca, ahora tienen en sus manos al idiota perfecto para poner en acción las órdenes de La Habana. Nicolás Maduro, conocido en el mundo libre como “el ilegítimo” o recientemente “el genocida” y en la cultura popular con el apodo de “Toripollo”-inmortalizado por el maestro Willie Colón- ha cursado una desproporcionada y rauda carrera hacia el poder. De musiquero de los 80 a conductor de carretas en Caracas a gatillero de Chávez. Ha pasado a ser Jefe de la Cámara de Diputados, canciller y finalmente “Hijo de Chávez”, títere del castrismo y dictador de Venezuela después de protagonizar el hurto de las elecciones en noviembre del 2013.

Todo esto lo ha logrado con serias dudas sobre su nacionalidad venezolana. Su acta de nacimiento es todo un misterio, muchos señalan que nació en Colombia. Pero nada de esto le importa a los castristas. Maduro es-como lo definió Carlos Alberto Montaner-el hombre de La Habana.

Bajo el régimen de Maduro el caos se ha intensificado. La economía está a punto de colapsar y el pueblo se ha volcado a las calles. No hay mantequilla ni huevos ni arina ni pan ni papel sanitario. Los ciudadanos se pelean a trompadas por un galón de leche. No hay medicinas. La mayoría de los hospitales son inoperables por la falta de insumos. Largas colas, al estilo cubano, colman los centros comerciales.

Los venezolanos están convencidos de que no hay otra opción a la ocupación comunista que la lucha. Y para no faltarle el respeto a la tradición, son los sectores más pobres los más afectados por la escasez y la violencia.

En el ámbito continental la OEA le ha dado la espalda al pueblo venezolano, pero no sus ojos. Todos miran con cierta curiosidad la respuesta de Maduro a las protestas estudiantiles: asesinatos, torturas y desaparecidos. Una vez más, el oportunismo, producto de la corrupción del régimen chavista ha embarrado a líderes y todo tipo de funcionarios de países como Argentina, Ecuador, Nicaragua y Bolivia bajo la batuta ensangrentada de los hermanos Castro.

No a todos. Panamá ha invitado a María Corina Machado, líder de oposición, a hablar en la Organización de Estados Americanos. La respuesta de Venezuela: romper relaciones con Panamá, país al que a toda hora colman de insultos los medios de comunicación comunistas, sus representantes, su torpe dictador y los que aún lo siguen.

Si las calles de la mayor parte de las ciudades viven enfrentamientos diarios otra guerra se libra en los medios de comunicación: ésta es una guerra campal.

La guerra mediática

La guerra mediática es parte crucial de la ofensiva roja en Venezuela no hay más claro ejemplo de desinformación, maldad y ridiculez que los programas que expone Venezolana de Televisión, que disfrazado de canal informativo trabaja como operativo de inteligencia al servicio de la dictadura chavista. La desinformación en su más vulgar expresión es su especialidad.

Desde el más agresivo programa “La Hojilla”, que salió del aire después de que su conductor Mario Silva, hoy conocido como “el traidor”, se puso a lloriquearle a los agentes cubanos, en una manifestación personificada por la flojera, que la revolución estaba a punto de caer. Que él estaba muy angustiado, acongojado y preocupado y nervioso, que no dormía- esto es algo intolerable dentro de la rígida disciplina gansteril del comunismo-hasta el programa de variedades “Zundo Konducta”, en este último se cantan consignas y alabanzas al comunismo exaltando la imagen del “Comandante Infinito” con singular histeria.

Sus protagonistas bailan como poseídos por un trance marxista mientras amenazan a los “facistas” con cárcel y peores castigos sino entran en el camino de la “revolución”. Todo lo hacen acompañados de chistes, o sea, pujos. Ya sabemos lo patéticos que son los marxistas también en el humor. El programa es conducido por un grupo de jóvenes adoctrinados en el materialismo dialéctico con aplicación didáctica a manera de secta, con un toque de cinismo extraído de la abominación más profunda de su venenosa esencia.

En estos días mientras decenas de madres venezolanas enterraban a sus hijos asesinados por Maduro, y les pedían la libertad de los injustamente encarcelados y por los millones de venezolanos que sufrían de la escasez y la inseguridad, los conductores de este programa fueron poseídos por una euforia patológica, mofándose de las protestas de los estudiantes, de las víctimas de la violencia comunista. Emulando a sus líderes, hacían un llamado a los carnavales mientras los jóvenes demócratas eran enterrados, otros torturados, otros detenidos con excesiva violencia por el hecho de soñar con una Venezuela libre del comunismo. A esto es lo que los comunistas venezolanos llaman ‘programa de variedades’.

Walter y el mundo al revés

Un personaje con acento afrancesado en fricasé argentino, de extraños manerismos, se lleva el premio como mejor socialista en la pantalla. Walter Gómez conduce un insólito ambiente de variedades llamado Dossier (¿) que termina cuando el conductor se esfuma entre las sombras, haciendo un saludo-reverencia militar en su italianísimo traje Rigoletto Confettinni. Ah, todo un communiste de café et de cravate. Se podría establecer una crítica del programa si fuese posible entender de qué está este señor hablando. Su mayor problema es que se encierra en un trabalenguas, cuya semántica se hace imposible asimilar. “El mundo guía en su máximo desarrollo vuelta a vuelta en la nave” y “tierra es el único pleno y querido planeta de los acontecimientos” son las únicas frases que se pueden descifrar de toda una hora en que comenta las noticias en varios dialectos y otros sonidos.

Así la guerra mediática de la cual tanto se jactan estos sujetos de ser víctimas del “imperio”, es ejercida por ellos en una comparsa de falsedades donde el Presidente de La Cámara de Diputados, el “hombre duro” del chavismo, Diosdado “Torquemada” Cabello (God Given Hair), tiene también un programa donde se pasa un par de horas lanzando todo tipo de diatribas contra, una vez más, “los facistas”-léase estudiantes universitarios democráticos-y amenaza a diestra y siniestra a cualquiera que él califique como “enemigo de la patria” o “traidor” o “burgués”….uhmm esta letra la he escuchado antes en las canciones de Fidel y Raúl Castro.

El pasado 19 de marzo del 2014 fue “Torquemada” Cabello quien dictó sentencia a la diputada Maria Corina Machado, después que una extraña mujer vestida de guerrillera, pistola en mano, presidió el juicio en plena asamblea parlamentaria.

Estos “ilustrados’ marxistas son un desastre de tal magnitud que ni los 30 canales de televisión que han comprado con el petróleo venezolano los hacen lucir bien.

Son la antítesis del sentido común, la negación de la verdad.

Una de las últimas hazañas de Walter Goma ha sido justificar y defender con vehemencia la invasión del dictador Putin a Crimea. Se le entienden sólo algunas palabras, de un tirón salta para China y comienza a hablar en otro dialecto mientras se escucha a un montón de chinos balbuceando en el background. Otro salto y saca un kilo de incienso para el cruel dictador de Corea del Norte. Walter habla en francés provinciano para dar la fachada de campesino proletario. Si menciona a Chávez su voz se enternece, levanta los brazos al cielo. Entonces ya uno está tan perdido y concluye que si este señor no es el campeón de la confusión es un tipo muy confundido.

Es otro apologista de la infamia.

El filósofo norteamericano Don King definiría a Walter con esta brillante sentencia: “He’s got larceny in his heart.”

TeleSur, otro canal oficialista, dispersa gran cantidad de veneno, noticia a noticia, en una sofisticada y ejemplar variante de terrorismo periodístico. Difunden doctrinas elementales del materialismo dialéctico. No encuentran ni le dan ninguna importancia a los millones de manifestantes que a diario han venido llamando la atención mundial hacia lo que podría ser la fase final del proceso dictatorial comunista, quince años en transición. Cuando las mofetas de VTV y los miembros del PSUV son enfrentados con verdades irrefutables divagan, repiten las líneas del partido, se burlan de periodistas que los confrontan con serias preguntas o disparan diatribas interminables a semejanza de sus líderes.

Uno de los filósofos de VTV es un tal Miguelito Pérez Viruela, un violinista de profesión que estudió en el seno de la crema europea, dándole al violín se formó hasta llegar a ser un personnage d’une délicatesse raffinée, regresando más tarde a Venezuela, donde desde su programa dispara extraños chistes, o sea chistes comunistas. Con una dialética menos insultante que sus colegas, Viruela se ha colocado en el primer lugar del particular hit parade de VTV.

Un problema grande que enfrenta es que casi nadie en Venezuela ve su programa y por más que infla sus tweets y exagera y distorsiona la realidad, más decrece su audiencia. Como me dijo una opositora hace algún tiempo desde Caracas: “A ése no lo ven ni los chavistas”.

Su programa no es de variedades, es, no obstante, algo innovador en la historia de la televisión venezolana: es un espacio de ejercicios aeróbicos llamado “Caminando y Brincando”, donde Viruela da enormes brincos mientras analiza la constitución bolivariana en pantalones “leotardos” que se hace traer de Francia y Luxemburgo. Todo esto, por ridículo que sea, lleva ya sucediendo en Venezuela muchos años y Viruela goza de gran popularidad en la comunidad gay del Este de Caracas, así como de los barrios pobres en las alturas de la capital, donde su imagen es adorada como un ícono del transexualismo.

El fundador de esta nueva pintoresca “prensa” venezolana, Hugo Chávez, ya no está pero ha dejado todo un circo de personajes atrapados en el fenómeno de la imitación y de la propagación del comunismo por cualquier medio o ente posible: “El fin justifica los medios”, escribió el burgués Carlos Marx.

Raúl Castro ha sido un asesor clave para toda esta labor de inteligencia. Raúl, botella en mano y pistola en la otra, “atiende” todos los aspectos de la revolución bolivariana.

Por otra parte el “presidente obrero” y su régimen arremete contra toda fuente de información que exprese desacuerdo a su dictadura genocida. Los dirigentes del PSUV repiten las más absurdas acusaciones, vestidas del lenguaje más agresivo y vulgar. En la Agencia Central de Inteligencia deben de estar muy preocupados porque la oficialidad venezolana dice tal barbaridades que confunden entre la comedia política y una locura de atar. “Lo denunciamos a usted como asesino del pueblo venezolano”, sentenció el raro canciller Elías Jaua-un operativo que da la sensación de no saber donde ni porque está donde está- el 14 de marzo del 2014. Se refería nada más y nada menos que a John Kerry, el del “swiftboat”. Remember? Pero señor Guaua, si John Kerry no mata ni a una mosca. En Viet-Nam el hombre dejó a medio batallón porque no quería pegarle un tiro a nadie. En fin, la enajenación total a capa y espada en las filas maduristas.

Una grotesca caricatura del periodismo conforman estos militantes comunistas. No obstante, desde el desidioso Silva al indefinido Miguelito Viruela todos tienen algo en común: hacen gorgoritos cuando entrevistan a los mayimbes chavistas, se levitan y expresan en sus rostros una experiencia metafísica, una especie de éxtasis lenilista-celestial. En rigor, se babean.

No hay creatividad ni genio en ninguna de sus manifestaciones: en ellos solo emana y vibra el odio porque son…

Embajadores del odio

Y como embajadores del odio, los chavistas, han llevado a La Gran Venezuela al estado en que se encuentra hoy. Las manifestaciones han aumentado, también los arrestados, los desaparecidos, los secuestrados, los asesinados por la siniestra Guardia Nacional Bolivariana, un cuerpo represivo entrenado en Cuba por los últimos quince años con el fin de reprimir salvajemente a todos los que se opongan al comunismo, y la policía política, también adiestrada por el tenebroso G-2 cubano, oficiales de las FAR y comisarios políticos expertos en torturas, interrogación sicológica y eliminación de demócratas de manera sistemática.

A mediados de marzo comenzaron los asesinatos de ciudadanos que ni siquiera eran parte de la oposición a manos de los llamados “colectivos”, bandas de chavistas fuertemente armadas que rondan como escuadrones de la muerte buscando víctimas por las calles venezolanas. Tal es el caso de Guillermo Sánchez, quien murió asesinado el 13 de marzo del 2014 por una de estas peligrosas turbas. Sánchez no participaba de las manifestaciones ni siquiera era un opositor. No importa. Le dispararon catorce veces.

Las amenazas a líderes de oposición se multiplican por día mientras que Leopoldo López, fundador del partido “Voluntad Popular” continúa en una celda por ejercer su derecho a protestar pacíficamente.

Venezuela se hunde envenenada por el comunismo.

Los que tuvimos la desdicha de vivir bajo la bota de esta secta podíamos fácilmente predecir desde hace años el futuro de este gran país, rico en recursos, de gente alegre, generosa y familiar.

Desafortunadamente, país que fue blanco fácil del populismo de izquierda que ha contagiado a Suramérica con la figura de Hugo Chávez. Este fenómeno fue creado por la corrupción de los partidos COPEI, Acción Democrática (Adecos) y la degeneración social que creó una inmensa separación de clases. Hicieron terreno fértil para la llegada del comunismo, que siempre arriba al poder con promesas materialistas para los más pobres y no sólo no las cumple sino que les arrebata la libertad una vez que usurpan el poder.

Los altos dirigentes de la nomenclatura venezolana-millonarios comunistas-están dando la mejor cara a las organizaciones internacionales hablando de los derechos humanos y la abundancia y la paz que goza el país. Se contradicen cuando después de estas peroratas denuncian que están en medio de un golpe de estado.

No recuerdo ningún golpe de estado que haya sido causado por estudiantes universitarios armados de piedras. Esta es la excusa para arremeter contra la oposición con saña, sin piedad.

Maduro no mola

En otra de sus insufribles cadenas el dictador Maduro amenazó al pueblo norteamericano con destruir su economía y al presidente Barack Obama de “acabar como Chacúmbele”.

El 14 de marzo del 2014 Maduro lanzó otro racimo de amenazas contra el gobierno y el pueblo norteamericano. Sentenció que la economía de Estados Unidos se haría añicos.

Seguramente el dictador se ha convencido de que Venezuela controla la economía mundial. Se ha convencido de que todos los países de Africa, América Latina y Groenlandia se unirían contra el imperio y esto tendría consecuencias fatales para Los Estados Unidos.

En su discurso habló por primera vez de su muy posible derrota y con ésta la derrota de quince años de comunismo en Venezuela.

El Hombre de la Habana defiende la miseria, el hambre y, sobre todo, el clasismo asesino que ha dejado la ideología marxista, regando cien millones de víctimas-documentadas-a través del siglo XX. Condenó al senador Marcos Rubio-al que califica de “loco”- y a la congresista Ileana Ross Letenien, a la que llama “loba feroz” y amenazó con colmar de millones de emigrantes a Norteamérica por el hecho de que estos legítimos legisladores condenan su tiranía.

O sea, si él poder del ilegítimo cae el mundo se cae. Todo es probable en la mente de un sicópata. ¡Amárrenlo!

En su extensa alocución el dictador fomenta la tesis de lo que todos tememos: una guerra civil.

Amenazó con los que bajen de los barrios sembrarían un terror de tal magnitud, un clima de anarquía, que regaría de cadáveres a Venezuela.

Acusó a CNN de mentir e utilizó una frase de Joseph Goebbles para rebautizar una frase chavista dirigida a la oposición: “Una mentira repetida mil veces se convierte en realidad.” Trató de enfatizar su falso compromiso con la paz al final de su largísimo discurso incoherente y dogmático. Una paz repleta de rabia lanzando espuma por la boca.

Sacó del país a NTN24, un canal de televisión por transmitir la realidad de Venezuela.

Amenazó a los que dejen el país con la posibilidad de no volver. Amenazó a la aerolíneas. Amenazó a la oposición. Amenazó: ¿Qué clase de paz es esta? Estas medidas decretadas por el dictador lo acercan aún más a la Cuba comunista. Es un cachorro de Fidel y Raúl Castro. No es sumiso al “imperio”. Es sumiso a las órdenes de Mafia de La Habana. Acusó a la oposición de utilizar la democracia. Gran ironía para un dictador que es señalado por la mayoría de fraude en las pasadas elecciones. Prometió a Panamá pagarles las deudas “hasta el último céntimo” y sigue prometiendo y mintiendo y-bajo órdenes cubano-comunistas-reprimiendo a los estudiantes que son asesinados por los miembros de los grupos entrenados para matar y los esbirros disfrazados de GNB y de SABIN, organizaciones que han condenando al luto a las familias venezolanas.

Respecto a la “Misión Alimentación” el dictador se refirió, con el toque de humor-gorila que lo caracteriza-a los gordos de Venezuela. Algo que se hace visible en la mayoría de la población oficialista. Lo que no menciona Maduro es que la mayoría de los gordos son los chavistas que gozan de sus privilegios según su servilismo al él y el resto son miembros de la oposición cuyos alcaldes, también de oposición, hacen grandes esfuerzos para proveer a los ciudadanos de los más elementales productos alimenticios. Pero la mayor parte del pueblo sufre y sufrirá aún más cuando la tarjeta de razonamiento se ponga en efecto, esta tarjeta es el espejo de la tarjeta de racionamiento cubana.
“Hay quien piensa que tenemos sueños locos”, dijo el dictador refiriéndose a los colectivos. “Pero el mando lo tengo yo”, nombrando los colectivos a quienes le asigna la labor de salir a las calles y asesinar a los opositores. Es una dictadura. Pero el partido comunista es un partido de democracia, de “los héroes”. Los rojos siempre son héroes, los radicales son los otros: los que creen en la libertad y la verdadera democracia. Y en cierta manera tienen algo de razón, la libertad es tan necesaria como radical cuando es oprimida, pisoteada, subyugada, ultrajada y violada con la más feroz violencia por los enemigos de la humanidad: los comunistas.

Maduro insiste pero no persuade ni convence, por eso es que hay cientos de miles de venezolanos en las calles protestando.

Maduro es un mentiroso.

Es un criminal.

Ha demostrado ser un fanfarrón, amenazando a Los Estados Unidos, cuyas cadenas más populares ni siquiera prestan atención a lo que sucede en Venezuela.

Algo que reclamo a CNN y al NYT es por qué tanto importa la vida de un ucraniano asesinado por Putin que 28 jóvenes demócratas acribillados por los malandros de Maduro. CNN en español ha sido la única cadena que ha cumplido una gran labor periodística. En Inglés se menciona poco la terrible situación de este hermano pueblo.

El “hombre fuerte de Venezuela” es un abusador. Todo el mundo lo sabe. Algunos lo apoyan, como en una bronca callejera. Algunos callan, como en una injusta paliza, otros alzan su voz como Alan García y Alvaro Uribe. Los dos demonizados por la prensa de la Internacional Socialista.

Nicolás continúa su campaña de terror y de magnicidio. No tiene carisma. No tiene preparación para gobernar un país. No tiene al pueblo venezolano.

Maduro no mola.

Si la democracia triunfa en Venezuela y por un Gran Milagro se restaura un gobierno verdaderamente libre de la Cuba comunista estos pasados quince años serán una gran lección y aún el futuro muy difícil de predecir. Algo queda muy claro: los estudiantes son los héroes de este movimiento democrático.

El traidor y corrupto ex-magistrado, despreciable chavista Aponte Aponte detalla como funciona la justicia en Venezuela comunista:

Especialista en defensa nacional explica la supuesta injerencia cubana en Venezuela

•March 16, 2014 • Leave a Comment

La Gorilada de Maduro ataca a Maria Corina Machado en el aeropuerto de Puerto Ordaz

•March 15, 2014 • Leave a Comment

Venezuela: Paz en calle y batalla en universidad (UCV) 12M-Unete a los que apoyamos a los estudiantes venezolanos que luchan por la libertad

•March 13, 2014 • Leave a Comment

El duro testimonio de la esposa de Guillermo Sánchez con Fernando del Rincón

•March 13, 2014 • Leave a Comment

La Calle es Nuestra – SOS Venezuela

•March 13, 2014 • Leave a Comment

¡Prohibido Olvidar el 13 de marzo el Ataque a Palacio!

•March 13, 2014 • Leave a Comment

We’ll never forget the martyrs of the Presindential Palace Raid/March 13 1957

Más sobre esta heróica acción aquí.


Venezuela: Soldado ahora es tu turno

•March 10, 2014 • Leave a Comment

Venezuela: La “Defensora del Pueblo” justifica la tortura

•March 9, 2014 • Leave a Comment

Pablo Aure responde a Nicolás Maduro.

•March 6, 2014 • Leave a Comment

Diputado Carlos Berrizbeitia habla de injerencia cubana en Venezuela

•March 6, 2014 • Leave a Comment

Asi tortura la Guardia Nacional Bolivariana a jóvenes estudiantes detenidos. A esta salvaje violación de los Derechos Humanos jamás se refiere la Procuradora General de La República ni “El ilegítimo”. ¡Abajo el Comunismo en Venezuela!

•March 6, 2014 • Leave a Comment

Venidos del Infierno – César Vidal

•March 5, 2014 • Leave a Comment

César Vidal

La manera en que se denomina a un pueblo dice no poco de cómo es considerado. En Rusia, a los alemanes se les llama “ñemetsky”, es decir, aquellos a los que no se entiende, fundamentalmente porque tienen una lengua incomprensible. A los mongoles y otros pueblo de etnia turca, se les denomina “tártaros”. El término tiene trascendencia y mucha. ​La percepción que de los mogoles tenían los rusos hizo que señalaran que procedían del mismísimo Tártaro, es decir, del infierno.

La manera en que se denomina a un pueblo dice no poco de cómo es considerado. En Rusia, a los alemanes se les llama “ñemetsky”, es decir, aquellos a los que no se entiende, fundamentalmente porque tienen una lengua incomprensible. A los mongoles y otros pueblo de etnia turca, se les denomina “tártaros”. El término tiene trascendencia y mucha. La percepción que de los mogoles tenían los rusos hizo que señalaran que procedían del mismísimo Tártaro, es decir, del infierno…

No podía ser de otra manera dado el reguero de fuego y destrucción que desencadenaron a su entrada en la Rusia medieval. Si España se forjaría en la lucha contra una invasión islámica que aniquiló el reino visigodo y que se mantendría durante casi ocho siglos, Rusia adquiriría su temple nacional en el enfrentamiento con los tártaros. He repetido vez tras vez que España y Rusia se parecen entre si mucho más que la mayoría de las naciones europeas. Por regla general, los españoles que me han escuchado afirmarlo me miran convencidos de mi desvarío mientras que los rusos lo comprenden a la perfección. Creo que no me equivoco un ápice. Lo que para España fue la invasión islámica, para Rusia, lo fue la mogola. En 1223 – el año siguiente al enfrentamiento en las Navas de Tolosa entre los reinos hispanos y los invasores islámicos – los tártaros aplastaron a las fuerzas de una Rusia que tenía como reveladora capital a Kíev, la actual capital de esa nación artificial que llaman Ucrania. Los tártaros se retiraron entonces a causa de una crisis interna, pero en 1237 regresaron y lo hicieron con mayor ímpetu. Desde 1240, toda Rusia quedaría sometida a los tártaros de la denominada Horda de oro. Los episodios de la barbarie mogola, como el apuñalamiento del príncipe Mijaíl de Chernigov porque se negó a postrarse ante las tablillas de Genghis Jan, se convertirían en hitos nacionales. Durante décadas, los rusos sobrevivieron en el interior de los bosques aferrados a una visión ortodoxa de la existencia que tan bien se refleja en la película Andrei Rubliov o en mi novela El yugo de los tártaros, por cierto, descatalogada hace tiempo.

En 1380, los rusos lograron vencer a los tártaros en Kulikovo, una batalla de enorme resonancia porque debilitó el poder directo de los tártaros y permitió que los rusos fueran meros tributarios. Con todo, la independencia total no llegó hasta 1480 – doce años antes del final de la Reconquista española – consagrando la relevancia política y religiosa de Moscú, ya convertido en la Tercera Roma. La huella que los tártaros dejaron en el alma rusa no fue escasa. Por ejemplo, si hasta la invasión la pena de muerte sólo se aplicaba a los siervos, a partir del dominio mogol se extendió a todo tipo de personas por un número mayor de motivos. Con todo, la expulsión de los mogoles no significó el final de la presencia tártara en Rusia o en otros territorios de la Europa del Este. Fusionados con pueblos de ascendencia turca, relacionados étnicamente con los búlgaros, los tártaros siguieron formando parte de la Historia de Rusia.

Los tártaros del Volga, por ejemplo, siguieron combatiendo contra los rusos lo que se tradujo en su deportación como prisioneros a lugares como Lituania. Así, se fueron rusificando durante los siglos siguientes hasta tener el ruso como primera lengua ya en el siglo XIX. Los tártaros de Crimea, por su parte se convirtieron en una nación islámica en el curso de la Edad moderna – el famoso kanato de Crimea – constituyendo uno de los grandes poderes de Europa oriental no por desconocido en la España actual menos relevante. Regidos por la estirpe de Haci I Giray, un descendiente de Genghis Jan, representaron una amenaza para Rusia que, en las fuentes, aparece a la altura de los agresivos polacos. En el siglo XVII, los tártaros de Crimea formaban parte de las tropas más selectas del imperio otomano, una circunstancia que se recuerda en novelas comoTaras Bulba, donde los cosacos, al servicio de la Santa Rusia, combaten incansablemente contra ellos. Ahora no se puede recordar al viejo Bulba porque los cosacos han pasado a convertirse en ucranianos que nada tienen que ver con Rusia. Durante el siglo XVIII, otomanos y tártaros retrocedieron ante el notable avance de una Rusia que se convertía en gran potencia europea y comenzaba a cobrarse facturas pendientes con naciones agresoras del pasado como Polonia.

Crimea fue incorporada a Rusia que mantuvo la población tártara respetando su religión e incluso costumbres como la poligamia que duraría hasta 1917. La huella tártara se mantuvo en el interior de Rusia durante siglos – basta observar con cuidado a Lenin para descubrir su ascendencia mogola – sin especiales tensiones. La revolución de Octubre alteró su status. Como sucedió con todas las nacionalidades, se insistió en otorgarles un carácter autónomo y en respetar sus peculiaridades – a diferencia, por ejemplo, de lo que había hecho la revolución en Francia – pero, en paralelo, se reprimió despiadadamente cualquier disidencia. Como rusos, bielorrusos o ucranianos, los tártaros fueron enviados al GULAG en lo que Solzhenitsyn denominó riadas. En su caso, se unía además el temor a que pudieran aliarse con Hitler. Así sucedió. Al igual que los nacionalistas ucranianos colaboraron con entusiasmo en el Holocausto y formaron una División de las SS, los musulmanes de la URSS – tártaros incluidos – no dudaron en alistarse bajo la bandera de la esvástica. Las grandes derrotas alemanas impidieron la constitución de más unidades musulmanas, pero, curiosamente, ya durante la Guerra fría serían antiguos nazis los que recomendarían su uso a distintos oficiales norteamericanos. Se iniciaba así una colaboración que daría frutos cuya repercusión aún es obvia y es que Estados Unidos adolece no pocas veces de una política de seguridad de regate corto.

El colapso de la URSS lanzaría a los tártaros en todas las direcciones. Durante la guerra civil rusa, muchos habían emigrado a Turquía y China. Otros habían emigrado tiempo atrás al otro lado del Atlántico como fue el caso de la familia del actor Charles Bronson. A finales del siglo XX, muchos prefirieron establecerse en Moscú o San Petersburgo. No faltaron los que vieron con estupor como pasaban a formar parte de Ucrania. Venidos, según los rusos medievales, del infierno. Su futuro es un enigma y ¿quién puede decir que, en algún momento, no regresarán al infierno?.

LA REPRESIÓN SI FUE TELEVISADA: Para que no queden dudas

•March 5, 2014 • Leave a Comment

Almirante Carratú: Venezolanos: ¡Mañana es clave!

•March 4, 2014 • Leave a Comment

Cesar Vidal – Panel I – “Semántica y el uso del lenguaje”

•March 3, 2014 • Leave a Comment

Venezuela: Sentido Común

•March 2, 2014 • Leave a Comment

Venezuela: A tiros responde la policía del dictador Maduro a indefensos estudiantes

•March 2, 2014 • Leave a Comment

Crimen y Castigo

•February 28, 2014 • 2 Comments

Por Rafael Román Martel

Miami, Florida, Marzo 1990

A pesar de estas reflexiones
proseguía su marcha,
sintiendo en forma definitiva
que ya no era tiempo de formularse preguntas

Fedor Dostoievski

Desde niño escuché su nombre en las reuniones que, a manera de justificada paranoia, se celebraban en mi casa por aquellos primeros años de revolución, mis primeros años. Más tarde escuché diferentes versiones de su vida, versiones de carácter acusatorio, otras de más o menos cautelosa alabanza. Siempre un aura de misterio envolvía su imagen. Más de 20 años atrás lo vi por primera vez en televisión, sentí regocijo por su libertad. Todas las vertientes llegaban a una misma conclusión: era un hombre probado en los rigores de la guerra. Se hablaba de él con gravedad pero, en comentarios tanto críticos como favorables, su nombre sacaba a relucir un tono de respeto acentuado por una calidad mítica.

Ahora estaba a unos pasos de él. Era un caluroso domingo, 18 de marzo de 1990, fecha en que los miembros del Movimiento 30 de Noviembre cerraban su primer Congreso en el hotel Dupont Plaza de Miami.

Lo observé desde una prudente distancia. Sentado en una silla alrededor de una mesa circular, su figura se antojaba de una frágil constitución. Su mirada tenía la propiedad del azul en un aplomo profundo, tendida en una fuerza de dignidad y mansedumbre.

Decidí acercarme. Dos de sus acompañantes se levantarón de la mesa y con cierta reserva escudriñan mis movimientos.

- ¿Puedo saludar al comandante?
Se apartan con un gesto de afirmación.

Extiendo la mano. Me presento. Se levanta de la silla. Entonces entendí que su aparente fragilidad física te-nía la intención de una ilusión óptica. En su mirada llevaba las huellas del sufrimiento, de sus largos años de prisión, de las traiciones, de la infrahumanidad sufrida. Pero por encima de todo, transpiraba una inconfundible dignidad humana, la manifestación natural de un espíritu íntegro. En segundos su calidad mítica tomó un aspecto real. Estaba frente a un hombre excepcional, al que todos alli presentes-hombres que habían compartido con él el presidio político, la lucha por la libertad de Cuba y sus ideales- respetaban y admiraban.

-¿Comandante, sería tan amable de tomarse una foto conmigo?
-¿En qué año naciste? -me pregunta
– En el año de la revolución.
Por un instante queda pensativo – Sí cómo no, ¿a dónde está la cá-mara?

Rolando Infante, hermano del Movimiento 30 de noviembre nos tira la foto y me despido. En un instante se habían reunido alrededor nuestro unos hermanos que, evidentemente, habían pensado lo mismo que yo.

Hasta hoy la foto se encontraba perdida en los albunes familiares.

Jamás imaginé que este hombre escribiría uno de los libros más impactantes e influyentes que he leído en mi vida.

Ahora comprendo la magnitud de aquél comandante legendario, cuyo nombre escuchaba desde mi niñez y cuya resonancia histórica me hizo pedirle que se tomara una foto conmigo. Huber Matos es simplemente un héroe. Un ejemplo para todo el que intente graduarse de la difícil carrera de Hombre.

Editorial Tus Quets acaba de dar otro golpe, acaba de publicar otro libro que no se puede soltar. Y a la típica manera de Tus Quets, impecablemente editado.

Desde sus primeras páginas, en las que nos relata su salida de prisión, Matos nos da una perspectiva que ahonda en la humanidad de un hombre que ha vivido como un animal encerrado por 20 vitales años de su vida. Su relato es estremecedor porque llega a esas regiones en que la mayoría de los seres humanos confluyen: la humanidad y la apreciacion por la libertad. Nos relata incidentes que, a primera vista, parecen nimiedades, pero que cobran gran importancia en entender algunas de las facetas que olvida un ser humano, cuando ha pasado por las cárceles comunistas de Fidel Castro. Más importante aún, nos re-vela como, con todas las justificaciones para resistirse a hacerlo, un hombre se incorpora rápidamente al mundo de la normalidad y el civismo, cuando se ha vivido en cavernas dantescas por dos décadas. Algo mucho más fácil de leer que de realizar.

Maestro en la ciudad de Manzanillo, Matos es sacudido, junto a toda Cuba, por el ruín golpe de estado del dictador Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952. Decide hacer algo, poner en práctica sus ideales democráticos, que descansaban en la victoria del partido Ortodóxo en la elecciones, que se celebrarían en en julio de 1952 a través de la isla. Aqui comienza lo que viene a ser la primera parte del libro- y su incorporación a la lucha por la libertad de Cuba- donde, a pesar de concentrarse en los detalles de la guerra, reaparece la luz del día, una y otra vez, por encima del sacrificio de la lucha armada. Dentro de los precisos datos que Matos se ha esforzado en señalar, siempre vemos un rayo de luz, un signo de esperanza donde la abnegación que los revolucionarios ofrecen por la libertad de Cuba está encauzada a cobrar un significado prístino y concreto una vez alcanzada la victoria.

Curiosos pasajes, que solamente pueden ser narrados por un hombre que fue protagonista de aquella mal lograda revolución, nos revelan datos importantes sobre los hermanos Castro, sobre todo Fidel, en quien habitó y se manifestó la intriga, la mentira, la manera autoritaria y déspota desde el principio de la guerra. Los celos y la inseguridad de un Raúl disciplinado en la doctrina comunista, una doctrina que se ajusta armoniosamente con su personalidad y su naturaleza.

También nos lleva con minuciosa precisión por la topografía oriental, donde libró escaramuzas y batallas con su legendaria Columna 9.

El triunfo relatado por uno de sus principales protagonistas nos ofrece la oportunidad de enterarnos de sorprendentes revelaciones. El presidente de la república, Manuel Urrutia, confesándose rehén de los Castro. Un Camilo Cienfuegos que es tratado “como un muchacho” por el Máximo Líder. El temor de Fidel a ser blanco de un atentado mientras entraba a la Habana. Las huelgas que se efectúan en Camagüey por las turbas del pueblo, que muestra su disgusto ante lo que considera una escasez de fusilamientos en esa provincia.

En 1959 el cubano pide sangre, sangre a borbotones. Los juicios sumarísimos y los fusilamientos son la fiesta nacional.

Sólo meses después de la victoria se desenmascara el plan de comunizar a Cuba y llega una noche que lleva 43 años expoliando los derechos de los cubanos.

Esa noche que Huber Matos quiso advertir en su carta de renuncia presentada en 20 de octubre de 1959.

Ese fue su crimen.

Movido por sus convicciones democráticas y por su conciencia civilista, presenta su renuncia sin amenazas, con respeto, poniendo al relieve el mismo comportamiento que había demostrado a lo largo de su vida. Matos sospechaba que esta acción podría originar serias consecuencias. Nadie mejor que él había sido testigo de la conducta de los Castro. Nadie mejor que él había palpado el estado de enajenación en que se encontraba el pueblo cubano, el cual cantaba a la muerte en las calles bajo el lema de ¡Paredón, Paredón, Paredón!

No hubo sedición, ni proyecto de guerra, ni rastro de conspiración. Pero para Fidel una carta de renuncia de un hombre que se había probado superior a él en la guerra y en la paz, significaba una amenaza. Un hombre como Matos tendría muchos a su alrededor en pocos días incitándolo a curvar la entrega castrista. Entonces, como tradicionalmente reocurre en las revoluciones, los compañeros de lucha se convierten en verdugos, a nombre de la revolución que los pueblos adoran a gritos, embadurnándose de bochorno y de sangre.

En una narrativa sin pretenciones, sin necesidad de éstas, Huber Matos nos describe con cronométrica memoria, los detalles de aquel arresto, del proceso de su kafkeano juicio. De la conducta de un Fidel Castro sin calificativos justos a su proceder.

Es interesante ver como al final del juicio, sin argumento ante la verdad, los comunistas apelan a un recurso que había ocurrido en la revolución francesa. Cuando los hombres de Robespierre deciden eliminar a Danton y éste los desbarata en un juicio público, cierran la sala al pueblo para llevar a cabo la justicia dictada por Los Hombres de la Montaña. En el caso Matos, los Castro tenían su propio Fouquier-Vintille: Sergio del Valle.

Descartando la veraz defensa de Matos y su abogado, lo llevan de noche a la sala, cuando sólo el tribunal está presente y lo sentencian a veinte años de prisión.

Ese fue el castigo.

Días antes había sido juzgado por el pueblo según las acusaciones de Castro. Fidel arengaba a las masas a pedir a gritos su fusilamiento. Esbirros nadando en el río de sangre que orgásmicamente sacudía a Cuba pedían la cabeza de Huber Matos en estaciones de radio. Las turbas se lanzaban a la calle a cegar otra vida. Esta vez era la de un hombre que los había liberado de la dictadura.

Eran días en que la novedad se ajustaba a saciar ese matiz morboso del carácter cubano exacerbado en el festín de los fusilamientos, celebrados con peculiar barbarie periodística semanalmente por la revista Bohemia. Fotos de fusilados circulaban en las casas, donde se tomaba café al son de la risotada, la curiosidad y la burla a costa de los que habían sido ametrallados por los pelotones revolucionarios. La crueldad era el código de moda. A esto se sumaban los editoriales de Revolución, con su flamante publicista, Carlos Franqui, repletos de fervor, impulsando a la demoledora máquina de los jacobinos cubanos mientras realzaba la figura de Fidel a magnitudes olímpicas.

Fueron pocos los que, como Pedro Luis Boitel, rechazaron la desproporcionada justicia revolucionaria, que una vez administrada a los esbirros y torturadores batistianos, les cayó encima a los mismos que la habían puesto en marcha.

Eran días en los que algunos de los escritores que ahora no se cansan de lanzar diatribas contra el dictador, se juntaban en palcos especiales de La Cabaña para contemplar algún fusilamiento de turno. Era entonces una forma de demostrar que se era un verdadero revolucionario, de similar manera que hoy apoyan todavía algunos con sus escritos al viejo dictador y a su estación de crímenes. Algunos. como Miguel Angel Quevedo, tuvieron un gesto de remordimiento y se suicidaron. Otros viven hoy en lejanos y solitarios apartamentos de capitales europeas.

Es justo acusar a Fidel Castro del desastre cubano. Pero también es fácil. Descarga sobre un hombre toda una labor que jamás pudo realizar solo. En aquel carnaval de sangre, en aquellos juicios estalinistas participaba la mayoría del pueblo cubano, que de una u otra manera los apoyaba. Matos sabía que el precio de su renuncia podría ser caro, y aunque sus oficiales y soldados reaccionaron con lealtad-dos se suicidaron-estaba solo, increíblemente solo en aquel estado anormal de las cosas. Sólo puedo imaginar la euforia de 1959 cuando observo 43 años después, a millones de cubanos agitar banderas y gritar consignas pro comunistas, a pesar de que esta ideología los ha llevado a la más paupérrima miseria material y humana que jamás se haya visto en nuestra isla.

Una especial venganza desatan contra Matos. La intención es diezmarlo, humillándolo con tratos inhumanos, aislamiento, celdas de castigo, intentos de procesos de abla-ndamiento, golpes, torturas, presiones a miembros de su familia, anulación de visitas por años y el continúo tableteo verbal : ¡De aqui no saldrás vivo! Matos responde con una conducta heroíca frente a los esbirros castristas. Con singular austeridad y estoicismo resiste las golpizas, la falta de atención médica, los insultos y torturas en sus genitales, donde lo punzaron repe-tidamente con una aguja de inyectar.

La resistencia a tanto abuso y vejación, su espíritu indomable frente a las acciones de piltralfas humanas vestidas de oficiales de Seguridad del Estado y el estado de aislamiento en que lo mantienen por su condición de líder, lo coloca en un sitio singular para relatar su experiencia – que si bien es la de los presos políticos cubanos – retiene un aspecto único.

Matos se abstiene del discurso, de la catilinaria, manteniéndose fiel a un detallismo que se puede calificar de disciplina militar aplicada al orden literario. Esto nos mantiene alerta a la cantidad de datos, fechas, acontecimientos, arbitrariedades y anécdotas que le ocurren o llegan a él tanto en la guerra como en la prisión. Matos no nos deja salir de su espacio, donde atrapados vivimos con él su experiencia. Cuando habla de acontecimientos ulteriores que transcurren durante su tiempo en la guerra o en la cárcel, lo hace sin desviarse un ápice de su mensaje autobiográfico. Asi nos hace pasajeros de sus vivencias, por las cuales también vemos el mundo exterior.

Si bien nos deja saber su frustración y su rabia ante lo que cualquier ser humano dudosamente soportaría, su verbo no es odio, su venganza es la verdad; el hecho de que un hombre pueda pasar la prueba de la maldad y el abuso inconcebibles con su dignidad humana muy por encima de una realidad impuesta por el terror.

El golpe que este libro descarga contra Fidel Castro viene a ser de una contra acción que emanó del dictador y sus secuaces, a manera de boomerang explota en el núcleo inmundo del propagador y ejecutor del odio, el destructor de vidas. Es la perfecta ejecución de una emboscada de magnitud internacional, el contra ataque feroz de la razón ante la más dañina intención, que fue creando su propio cerco por más de cuatro décadas.

Lejos del arrepentimiento de Raskólnikof, Fidel cometió este y un millar de crímenes con absoluta ausencia de una conciencia que lo asemeje al personaje del escritor favorito de Matos. El crimen fue en La Habana-como diría Machado, el castigo, en las rejas tropicales del infierno. Tanto crimen-real o irreal- como castigo, rebasan los límites de la lógica, lo que hace palidecer la imaginación de los novelistas ante realidades como las que describe Cómo Llegó la Noche.

Pasajes que rebasan la imaginación se interpolan con el humanismo de hombres como Jorge Valls o Silvino Rodríguez y de otros tantos que no pudieron narrarnos el límite de lo siniestro, dejando sus vidas en las horripilantes catacumbas del régimen comunista cubano.

Encontrarse con la cabeza de una rata en la mísera comida, recibir palizas, maltratos verbales, amenazas de muerte. Ser llevado ante un palo de fusilamiento con la certeza de que serás fusilado para ver como se ríen los esbirros de lo que consideras tus últimos momentos. Ver como tus compañeros se convierten en cadáveres vivientes ante la impotencia de tu situación. Recibir los insultos más degradantes y mal intencionados, sentirte como un animal encerrado con la perenne amenaza de que éste será el último día de tu vida. Ser torturado con una jeringuilla que un verdugo socialista introduce en tus testículos una y otra vez. Ser arrebatado del derecho de ver a tus familiares, ser arrebatado de todo derecho, de todo derecho humano, es parte de lo que Huber Matos y los expresos políticos cubanos sufrieron y sufren en las cárceles castristas.

¿A nombre de quién se cometen estas atrocidades? ¿De Marx y Le-nin? ¿Del Che Guevara al cual hay que emular? ¿Del socialismo? ¿De qué infectado vientre salieron estas hienas? ¿Qué luna maldita los vio nacer?

Ayer era Huber Matos, Israel Abreu, Carlos Calvo, Mario Chanes de Armas y otros miles. Hoy son Léxter Téllez Castro y Carlos Gonzáles Leiva, uno en huelga de hambre hasta que se le respeten sus derechos humanos o hasta la muerte. Otro, ciego, defensor de los derechos humanos, siendo torturado por el mismo régimen que concentró toda su energía en acabar con el comandante Huber Matos y cientos de miles de hombres y mujeres que cometieron el crímen de aspirar a ser libres, o ni siquiera de eso, quizá de escribir una carta de renuncia, por ejemplo.

Si la primera parte del libro es sumamente interesante, la segunda viene a ser un viaje hacia lo desconocido para cualquier ciudadano de un país libre, donde se ejerzan los más elementales derechos humanos.

Interesantes libros van saliendo a la luz desmitificando la imagen de la revolución cubana y del comunismo internacional. Contra Toda Esperanza, de Armando Valladares denunció de manera contundente las atrocidades en las prisiones castristas. Tan impactante como Life and Death in Shanghai, de Nien Cheng, tan comprometido con la verdad como el voluminoso trabajo The Black Book of Communism o The Killing Fields, Cómo Llegó la Noche es un testimonio irrefutable que se alza sobre todo intento de justificar el extremismo totalitario en nombre del socialismo.

Todo esto y más, narrado con limpieza en el lenguaje y una autenticidad que traspasa páginas y dudas, sufrió el comandante Huber Matos por el delito de redactar una carta, en la cual mostraba su desacuerdo con Fidel Castro en relación con el comunismo que al final destruyó la isla. Una vez que Fidel declaró a la isla un estado marxista-lenilista, Matos continuó en la cárcel; ahora quizá por haber pronosticado lo que ocurriría.

Si bien estas memorias dejan espacio para especular sobre lo que el comandante no dijo-como la conducta de algunos revolucionarios en la sierra, donde se asesinó a decenas de hombres por el simple hecho de una acusación de chivato y donde los juicios sumarísimos eran la orden del día-explícito queda que su vida es un ejemplo, paradójicamen-te una contradicción a todo lo que el régimen cubano se ha concentrado en proyectar a cerca de sus líderes contemporáneos.

¿Pasó la noche para Huber Matos? Eso jamás lo sabremos. Lo que si queda nítidamente plasmado es que su irreprochable conducta ante todo lo que le propuso la vida, engalana de prestigio y de hombría la larga y sangrienta historia de Cuba.

Con brigadas violentas Cuba consolidó su revolución

•February 28, 2014 • 2 Comments

Armados con pistolas y palos, los colectivos cubanos mantienen la represión en la isla.


Mujeres partidarias del Gobierno participan en un acto de repudio a las Damas de Blanco (Efe)

FRANK LÓPEZ BALLESTEROS | EL UNIVERSAL/Venezuela
viernes 28 de febrero de 2014

Con una perfeccionada estrategia de represión que engavetó los largos arrestos, torturas y fusilamientos a opositores cubanos, el Gobierno de Raúl Castro viene aplicando cambios en los métodos con los que la seguridad del Estado logró por la fuerza consolidar la revolución.

Cuba viene recurriendo con más frecuencia a sus grupos parapoliciales, como las “Brigadas de Respuesta Rápida (BRR)”, nacidas en la década de 1980 con la misión de agredir física y verbalmente a la disidencia para infundir miedo y aplacar futuros focos adversos.

Con unas 6.400 detenciones arbitrarias por motivos políticos en Cuba en 2013, el Gobierno raulista optó por arrestos de corto alcance, agresiones físicas moderadas, multas e intimidación en las calles contra opositores, que mantiene a la sociedad con el mismo sentimiento de indefensión.

En un sistema donde la lealtad era un requisito esencial y la disidencia un delito, la Cuba de Fidel Castro conformó las BRR con funcionarios de seguridad, población adepta al proceso, policías de civil, delincuentes y militantes del Partido Comunista, que estaban armados con pistolas o palos.

Con golpizas, asaltos, ataques verbales, las BRR fueron el mayor muro de contención en los años más duro de la represión de la dictadura cubana.

“Las brigadas se enfocaron en los 80 en aquellos cubanos que deseaban abandonar el país. A partir de 1990 la emprendieron contra los defensores de derechos humanos, hasta ir finalmente focalizándose en cualquier opositor o activista”, escribía desde La Habana el disidente y activista cubano Antonio Rodiles.

En la actualidad, estos grupos formados en su mayoría por agentes pagados por el Ministerio del Interior, “trabajan quirúrgicamente en evitar la propagación de los focos de descontento o de libre pensamiento dentro de la población cubana”, advertía el opositor, quien ha estado varias veces detenido.

Las Damas de Blanco, movimiento integrado por esposas y familiares de presos políticos, fue una de las que más sufrió acoso por parte de estos grupos en 2013, reveló la independiente Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn).

Desde que asumió el poder en julio de 2006, Raúl Castro apostó por revivir los llamados “actos de repudio” y acciones vandálicas ejecutadas por las brigadas, a diferencia de las largas condenas con las que su hermano marcó el régimen.

Linchamiento verbal

Las Brigadas de Respuesta Rápida son las ejecutoras de los “actos de repudio”, que nacidos en los años 80, consistieron en hechos de agresión verbal o linchamiento.

“Esta práctica la sufrían los activistas de derechos humanos, periodistas y bibliotecarios independientes, miembros de organizaciones civiles no oficiales, entre otros”, explicaba Eloy González, médico cubano exiliado en Estados Unidos, que maneja un proyecto en respaldo a la medicina.

González recuerda que era el “Gobierno a través de su policía política la que se encargaba de organizar estos actos, arreando a una turba de maleantes que se situaba al frente de las viviendas de los opositores sin que ellos pudieran salir ni entrar a sus casas por horas y a veces días”.

Los brigatistas -explicaba el médico- comenzaban a gritar “¡ahí dentro están los gusanos, parece que tienen miedo, no salen, si salen los vamos a ‘partir’ (agredir)!”.

Esta mezcla de brutalidad parapolicial ha sido exportada por Cuba durante años como parte de su aparato y estrategia de seguridad cuyo objetivo es lograr la sostenibilidad de los regímenes que atraviesan serios reclamos democráticos.

Conforme la violencia se institucionalizó, el Gobierno de los Castro propagó un discurso de unión y pacificación social -un llamado a la paz mundial-, que por años ofreció una imagen cándida de una revolución socialista, que en la actualidad tiene 87 presos políticos, como denuncia en enero la Ccdhrn.

Murió Huber Matos, comandante disidente de la revolución cubana

•February 27, 2014 • Leave a Comment

Después de acompañar a Fidel Castro en su lucha contra Fulgencio Batista, se opuso al comunismo. Fue encarcelado durante dos décadas y denunció torturas. Falleció en Miami a los 95 años


Fuentes de la ONG Cuba Independiente y Democrática (CID) confirmaron a Infobae el fallecimiento de Huber Matos Benítez, uno de los comandantes más cercanos a Fidel Castro durante la campaña del líder cubano que derrocó a Fulgencio Batista en La Habana.

Era un docente que daba clases en Manzanillo, además de cuidar una pequeña plantación de arroz. Pero después del golpe de Estado que le permitió acceder al poder a Batista, el 10 de marzo de 1952, comenzó a colaborar con la resistencia y debió exiliarse en Costa Rica.

Por sus discrepancias con el régimen, fue torturado y recluido 20 años.
Desde allí trabajó reuniendo recursos, armas y hombres, para recuperar el poder. Se unió a Castro y fue ganando jerarquía en sus filas hasta llegar a ser nombrado Comandante del Ejército de Camagüey, cuando ya la revolución había triunfado.

Sin embargo, no estaba de acuerdo con la tendencia pro comunista de su jefe y éste no se lo perdonó: lo acusó de sedición y ordenó su arresto. Aunque hubo mociones que pedían fusilarlo, Castro finalmente decidió juzgarlo y fue condenado a 20 años de prisión en diciembre de 1959.

Fue recluido en la Isla de la Juventud, donde cumplió la sentencia completa.

En el libro Cómo llegó la noche relata los hechos ya resumidos y también sus años en prisión durante los cuales denunció haber sufrido torturas extremas.

Más tarde adhirió a la disidencia cubana de Miami y se desempeñó como secretario de Cuba Independiente y Democrática (CID), donde trabajó para difundir por el mundo sus denuncias y las de otros oprimidos por el Gobierno castrista.


Entrevista de Huber Matos en Willax TV (Perú)

Esta es la famosa carta de renuncia de Huber Matos a Fidel Castro en 1959:

Camagüey, octubre 19 de 1959
Dr. Fidel Castro Ruz
Primer ministro
La Habana

Compañero Fidel:

En el día de hoy he enviado al jefe del Estado Mayor, por conducto reglamentario, un radiograma interesando mi licenciamiento del Ejército Rebelde. Por estar seguro que este asunto será elevado a ti para su solución y por estimar que es mi deber informarte de las razones que he tenido para solicitar mi baja del ejército, paso a exponerte las siguientes conclusiones:

Primera: no deseo convertirme en obstáculo de la Revolución y creo que teniendo que escoger entre adaptarme o arrinconarme para no hacer daño, lo honrado y lo revolucionario es irse.

Segunda: por un elemental pudor debo renunciar a toda responsabilidad dentro de las filas de la Revolución, después de conocer algunos comentarios tuyos de la conversación que tuviste con los compañeros Agramonte y Fernández Vilá. Coordinadores Provinciales de Camagüey y La Habana, respectivamente: si bien en esta conversación no mencionaste mi nombre, me tuviste presente. Creo igualmente que después de la sustitución de Duque y otros cambios más, todo el que haya tenido la franqueza de hablar contigo del problema comunista debe irse antes de que lo quiten.

Tercera: sólo concibo el triunfo de la Revolución contando con un pueblo unido, dispuesto a soportar los mayores sacrificios… porque vienen mil dificultades económicas y políticas… y ese pueblo unido y combativo no se logra ni se sostiene si no es a base de un programa que satisfaga parejamente sus intereses y sentimientos, y de una dirigencia que capte la problemática cubana en su justa dimensión y no como cuestión de tendencia ni lucha de grupos.

Si se quiere que la Revolución triunfe, dígase adónde vamos y cómo vamos, óiganse menos los chismes y las intrigas, y no se tache de reaccionario ni de conjurado al que con criterio honrado plantee estas cosas.

Por otro lado, recurrir a la insinuación para dejar en entredicho a figuras limpias y desinteresadas que no aparecieron en escena el primero de enero, sino que estuvieron presentes en la hora del sacrificio y están responsabilizados en esta obra por puro idealismo, es además de una deslealtad, una injusticia, y es bueno recordar que los grandes hombres comienzan a declinar cuando dejan de ser justos.

Quiero aclararte que nada de esto lleva el propósito de herirte, ni de herir a otras personas: digo lo que siento y lo que pienso con el derecho que me asiste en mi condición de cubano sacrificado por una Cuba mejor. Porque aunque tú silencies mi nombre cuando hablas de los que han luchado y luchan junto a ti, lo cierto es que he hecho por Cuba todo lo que he podido ahora y siempre.

Yo no organicé la expedición de Cieneguilla, que fue tan útil en la resistencia de la ofensiva de primavera para que tú me lo agradecieras, sino por defender los derechos de mi pueblo, y estoy muy contento de haber cumplido la misión que me encomendaste al frente de una de las columnas del Ejército Rebelde que más combates libró. Como estoy muy contento de haber organizado una provincia tal como me mandaste.

Creo que he trabajado bastante y esto me satisface porque independientemente del respeto conquistado en los que me han visto de cerca, los hombres que saben dedicar su esfuerzo en la consecución del bien colectivo, disfrutan de la fatiga que proporciona el estar consagrado al servicio del interés común. Y esta obra que he enumerado no es mía en particular, sino producto del esfuerzo de unos cuantos que, como yo, han sabido cumplir con su deber.

Pues bien, si después de todo esto se me tiene por un ambicioso o se insinúa que estoy conspirando, hay razones para irse, si no para lamentarse de no haber sido uno de los tantos compañeros que cayeron en el esfuerzo.

También quiero que entiendas que esta determinación, por meditada, es irrevocable, por lo que te pido no como el comandante Huber Matos, sino sencillamente como uno cualquiera de tus compañeros de la Sierra -¿te acuerdas? De los que salían dispuestos a morir cumpliendo tus órdenes–, que accedas a mi solicitud cuanto antes, permitiéndome regresar a mi casa en condición de civil sin que mis hijos tengan que enterarse después, en la calle, que su padre es un desertor o un traidor.

Deseándote todo género de éxitos para ti en tus proyectos y afanes revolucionarios, y para la patria -agonía y deber de todos- queda como siempre tu compañero,

Huber Matos

Fuente: Infobae

Policia y bandas criminales atropellan a los venezolanos: este es el socialismo

•February 26, 2014 • Leave a Comment
 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 104 other followers